Wado de Pedro se reunió con el gobernador de Mendoza y avanzaron el plan de obras para la provincia

 


El ministro del Interior, Wado de Pedro, recibió esta mañana en Casa Rosada al gobernador de Mendoza, Rodolfo Suárez, en una reunión en el que avanzaron en el plan de obras de infraestructura y la mejora de matriz productiva de la provincia en el marco del Plan Federal de Desarrollo que impulsa el Gobierno nacional.

“Junto con los ministerios de Transporte, Obras Públicas y el de Producción estamos coordinando las obras que están específicamente vinculadas a la generación de empleo y al aumento de producción. En Mendoza, para potenciar la matriz productiva de la provincia, hace falta mejorar el manejo y la utilización de agua y estamos trabajando en ello. Además, pondremos en marcha la construcción de una planta de tratamiento de líquidos cloacales para Tunuyán, una obra muy importante para la ciudad”, señaló de Pedro al término de la reunión.

En ese sentido, el ministro adelantó que la cartera de Interior está organizando “un viaje a Israel junto a algunos gobernadores y gobernadoras para estudiar la última tecnología en materia de manejo de agua y de riego” y así apuntalar el perfil productivo de Mendoza y otras provincias.

Además, durante el encuentro, de Pedro y el gobernador mendocino conversaron sobre la posibilidad de realizar prueba piloto para el tránsito de personas desde y hacia Chile y Bolivia, en el marco de las medidas sanitarias tomadas a raíz de la pandemia de Covid-19.

En ese marco, Suárez resaltó el trabajo en conjunto con los distintos ministerios y remarcó: “Hemos quedado en presentar un plan de obras y hemos repasado otros temas de agenda que tienen que ver con obras que también hacen bien a los mendocinos”.

En tanto, la secretaria de Provincias, Silvina Batakis, que también participó del encuentro, destacó el avance del proyecto de la planta de líquidos cloacales en Tunuyán y explicó que “se financiará a través del Fondo Fiduciario de Infraestructura Regional, a través de un préstamo con mucha flexibilidad y tasas subsidiadas que recién se empieza a devolver 10 años después de finalizada la obra”.