Vitivinicultura: Nación invertirá 6 millones de pesos en proyectos de I+D+i


Con el fin de potenciar la cadena productiva del vino, participarán actores del sector privado, universidades y otros organismos del sistema científico-tecnológico.

La Secretaría de Gobierno de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la Nación y la Corporación Vitivinícola Argentina (COVIAR) firmaron once convenios de subsidio para llevar adelante proyectos destinados a mejorar la eficiencia del sector y responder actuales demandas en materia de investigación, desarrollo e innovación (I+D+i). En conjunto, el monto otorgado a través de la Agencia Nacional de Promoción Científica y Tecnológica (ANPCyT) y el Consejo Federal de Ciencia y Tecnología (COFECyT) será de seis millones de pesos.

La formalización de los acuerdos se realizó en la capital mendocina durante el encuentro que organiza anualmente la entidad que nuclea a productores. En el evento, se dieron cita los secretarios de Gobierno Lino Barañao (Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva) y Luis Miguel Etchevehere (Agroindustria); los gobernadores Alfredo Cornejo (Mendoza), Juan Manuel Urtubey (Salta) y Gerardo Morales (Jujuy); el presidente de la COVIAR, Ángel Leotta; el titular del Banco Nación, Javier González Fraga; el subsecretario de Federalización de la Ciencia, la Tecnología y la Innovación Productiva, Tomás Ameigeiras; legisladores nacionales y provinciales, intendentes, representantes del Poder Judicial, cámaras empresarias y productores rurales, entre otros.

En ese marco, Barañao expresó: "Acuerdos como estos nos permiten demostrar para qué sirve la ciencia y la tecnología, ya que el objetivo de nuestra cartera es que el conocimiento impulse el crecimiento productivo del país, sobre todo tratándose de un sector tan importante como lo es el vitivinícola". Además, comentó: "Estamos apoyando el desarrollo de productos premium para su exportación a mercados donde la Argentina busca ampliar su participación, como ser aquellos del Sudeste Asiático".

A su vez, Leotta señaló: "Estamos trabajando para alcanzar las metas que nos propusimos en nuestro Plan Estratégico en Vitivinicultura, para que sus logros sean una realidad". "Haremos todo lo que esté a nuestro alcance para superar los problemas y desafíos, con todas las herramientas a disposición", agregó.

El convenio firmado con el COFECyT, que corresponde a la línea de Proyectos Federales de Innovación Productiva-Eslabonamientos Productivos Vinculados (PFIP ESPRO), desembolsará un subsidio de $2 millones para la generación de datos de alta resolución que permitan elaborar estrategias tendientes a favorecer la adaptación de los viñedos de Argentina al cambio climático. Una vez finalizada la investigación, que estará a cargo de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), toda la información recabada se pondrá a disposición de productores, establecimientos vitivinícolas y cámaras del sector.

Por su parte, los diez proyectos aprobados por la ANPCyT mediante la convocatoria PICTO COVIAR 2017 del Fondo para la Investigación Científica y Tecnológica (FONCyT) recibirán subsidios por $400.000 cada uno en el término de dos años, y contarán con la participación de la Universidad Nacional de Buenos Aires (UBA), UNCUYO, el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA), el Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), y el Centro de Investigaciones para la Defensa (CITEDEF).

Las iniciativas involucran: el uso de tecnologías emergentes para la producción de uvas pasa y la medición del impacto en los aspectos microbiológicos y funcionales; el estudio de los efectos del cambio climático sobre la vid, y cómo las variaciones de la temperatura inciden sobre su fenología y fisiología.

Otras, en cambio, abordarán: los mecanismos de persistencia de la biodiversidad en levaduras propias del terroir vitivinícola, considerando el suelo, la disposición de los viñedos y el microclima; la variabilidad genética en los componentes del rendimiento de la variedad Malbec; el desarrollo de alternativas tecnológicas para mejorar la calidad química y sensorial de vinos Bonarda; y la formulación de controladores biológicos para la polilla de la vid Lobesia Botrana.

Por último, también resultaron seleccionados proyectos para: la producción de uva y energía eléctrica a partir de la radiación solar; el tratamiento de efluentes provenientes de la actividad vitivinícola y la remediación mediante procesos de oxidación avanzada; y la microencapsulación de los antioxidantes naturales del residuo de la vinificación de uvas tintas.