Visitamos el Bachillerato Popular Travesti-Trans Mocha Celis

Desde el Ministerio financiaremos un proyecto que la institución presentó en el marco del Programa Escuelas Populares de Formación en Géneros y Diversidad “Macachas y Remedios”.


La ministra Elizabeth Gómez Alcorta, junto a la subsecretaria de Políticas de Diversidad del Ministerio, Alba Rueda, y la subsecretaria de Formación, Investigación y Políticas Culturales para la Igualdad, Diana Broggi, compartieron un encuentro con la comunidad educativa del Bachillerato Popular Travesti-Trans Mocha Celis, donde participaron de la clase abierta de lxs estudiantes de tercer año. La visita se realizó en el marco del financiamiento que desde el Ministerio brindaremos al proyecto que este espacio presentó junto a Casa Brandon, en relación con el Programa Escuelas Populares de Formación en Géneros y Diversidad “Macachas y Remedios” que prevé el apoyo económico y acompañamiento técnico de proyectos de formación en género y diversidad desarrollados por organizaciones y entidades de todo el país.

La unidad de Gestión Educativa Experimental Número 16, conocida como “La Mocha”, es una escuela secundaria pública que desde 2011 promueve la inclusión de la población travesti trans en la educación formal para subsanar parte de la discriminación estructural que enfrenta. La jornada de reencuentro de esta mañana comenzó con una dinámica de presentación e intercambio de experiencias y aprendizajes durante el aislamiento y la emergencia sanitaria de la que participaron alumnxs, docentes y autoridades del Ministerio.

Terminada la ronda inicial, estudiantes, docentes y autoridades del secundario compartieron qué extrañaban de las clases presenciales, proyectaron mejoras para el futuro y expusieron inquietudes y necesidades concretas para que mejoren las condiciones de vida de la población travesti trans. “Lo más importante es encontrar un espacio donde sentirnos incluidas, donde podemos estudiar con tranquilidad y construir entre compañeres”, definió Amatista Figueredo, estudiante del Mocha Celis.

En ese contexto, Elizabeth Gómez Alcorta destacó el proyecto pedagógico y resaltó el espacio donde “también tejen redes, construyen familia, sostienen a muchos compañeres LGBTI+, sobre todo en este año de contexto de pandemia”.

Desde el Ministerio financiaremos el proyecto de Escuela Popular de Géneros y Diversidad Mocha Celis / Brandon, una propuesta de formación política integral que tiene como objeto mejorar los procesos de construcción de organización popular, territorial e interseccional y fortalecer la participación política de las diversidades. “Los saberes populares son una práctica fundamental para pensar sociedades inclusivas”, definió la ministra sobre el proyecto.

“Escuchar como lo hacemos, cada vez que nos acercamos al territorio, nos permite dimensionar las tareas que llevamos adelante y sobre todo identificar aquellas que tenemos pendientes”, aseguró Gómez Alcorta al final del encuentro.

La secretaria académica de la asociación civil La Mocha, Manu Mireles, reconoció la importancia de ser parte del relanzamiento de Escuelas Populares de Género y Diversidad: “Tener la posibilidad de escucha y diálogo fortalece el trabajo que hacemos en las organizaciones y en la formación de activistas que trabajamos por los derechos del colectivo LGBTI+”.

La directora de Casa Brandon y presidenta de Brandon por Igualdad de Derechos y Oportunidades, Lisa Kerner, indicó que “esta iniciativa será la primera acción que proyectamos con mayor continuidad y la vivimos como una rama más de lo que ofrece La Mocha. Somos fervientes creyentes del Estado que recoge las inquietudes y las demandas de la sociedad civil y que desde ahí motoriza los proyectos de desarrollo para las personas y miembros de la sociedad que somos todes, las feminidades y LGBTI+”.

Por su parte, Alba Rueda subrayó que “recuperar el proyecto de Escuelas Populares es una de las líneas de financiamiento pero sobre todo es un canal de conexión con las organizaciones para fortalecer experiencias pedagógicas con perspectiva de género y diversidad”.

A su vez, Diana Broggi definió como enriquecedora la posibilidad de compartir los sentires de la jornada de reencuentro de los alumnxs y agregó que el programa “apunta a potenciar el saber que se construye cotidianamente en espacios como este, y otros en distintos territorios, poder potenciarlos y multiplicarlo desde las personas cuyos derechos han sido vulnerados durante muchos años”.

Finalmente, el director de la escuela, Francisco Quiñones, expresó que “en esta pandemia quedaron expuestas las condiciones de vida y la pobreza estructural de la población”. En ese contexto señaló: “Es necesario tomar hoy mismo espacios como este y otros en todo el país, que generen una agenda única para mejorar la calidad de vida, donde terminar los estudios y tener un trabajo formal”. Para terminar, afirmó: “Siempre decimos que esta no es la segunda o la quinta posibilidad de las personas trans de terminar sus estudios sino que es la posibilidad del Estado para reparar aquellas ausencias de acciones, o políticas persecutorias que hacen que el promedio de vida del colectivo sea de 35 años y revertir, entonces, estos travesticidios sociales”.

Sobre el espacio

“La Mocha” fue fundada en el 2011 y nació de la conjunción entre el activismo travesti-trans y la tradición educativa de los bachilleratos populares. En este momento, cuenta con 230 estudiantes y suman más de 300 egresadxs. Lleva el nombre Mocha Celis, una travesti tucumana quien trabajó con Lohana Berkins en la zona de Flores, en la Ciudad de Buenos Aires. Mocha no sabía leer ni escribir. **Lxs estudiantxs bautizaron a la Mocha Celis como “la escuela ternura” por brindar un espacio de amor, cuidado y contención.