Violencia institucional: nueva señalización de la Secretaría de Derechos Humanos en Bariloche

El cartel busca recordar los brutales asesinatos de tres jóvenes a manos de la policía local. 


Con la presencia del director Nacional de Políticas contra la Violencia Institucional, Mariano Przybylski, la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, llevó adelante una nueva señalización en la ciudad de Baroliche, Río Negro, para recordar a Diego Bonefoi, Nicolás Carrasco y Sergio Cárdenas, tres jóvenes asesinados por miembros de la Policía de Río Negro el 17 de junio de 2010. Durante el acto estuvieron presentes, el intendente de San Carlos de Bariloche, Gustavo Gennuso; Jimena Palopoli, delegada de la Zona Andina de la Secretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Río Negro, y familiares y allegados a las víctimas y funcionarios locales y provinciales. 

Esta señalización se enmarca en el Plan Federal que promueve la Secretaría con el objetivo de reafirmar los postulados de Memoria, Verdad y Justicia como pilares fundamentales para la no repetición de hechos de violencia institucional.

Los casos

La madrugada del 17 de junio de 2010, el cabo Sergio Colombil de la Policía de Río Negro, dio muerte de un balazo en la nuca a Diego Bonefoi, de 15 años, durante una persecución.

La muerte de Bonefoi derivó en la mañana del mismo 17 en una verdadera pueblada alrededor de la Comisaría 28, acompañando a los padres de Diego, para repudiar lo ocurrido.

La pulsión fue incrementando la presión hasta que una piedra rompió un vidrio de la Comisaría y empezaron los tiros como respuesta, con refuerzo de cientos de policías de la Regional III. 

A la tarde de ese 17 de junio, la acción policial ya se había cobrado tres vidas sin razón alguna. Al asesinato de Bonefoi, se le sumaba el de dos jóvenes que habían ido a protestar por la violencia policial: Nicolás Carrasco, de 16 años, y Sergio Cárdenas, de 29. Ambos murieron durante la represión que llevó toda la tarde y que cayó sobre el centro de la ciudad.
El 2 de junio del 2011, el cabo Colombil fue condenado a 20 años de prisión por el homicidio de Bonefoi. Respecto a las muertes de Carrasco y Cárdenas, se condenó a los responsables jerárquicos de la represión: el entonces secretario de Seguridad, Víctor Cufré; el jefe de la policía de Río Negro, Jorge Villanova; y el jefe de la Regional III, Argentino Hermosa. Además, se logró determinar la responsabilidad de los escopeteros Víctor Pil, Marcos Epuñan y Víctor Sobarzo, por la muerte de Cárdenas, sin que se pudiera determinar cuál de los tres es el que efectuó los disparos que le dieron muerte. En cuanto a Carrasco, no se pudo determinar quién fue el responsable de su muerte, que se atribuyó a la violencia de la represión.
Los tres responsables jerárquicos fueron condenados por homicidio culposo, mientras que los escopeteros lo fueron por homicidio en riña. A los seis les correspondieron 4 años de prisión, pena que fue dictada el 4 de diciembre de 2018 y que todavía no pudo hacerse efectiva por un recurso que está pendiente en la Corte Suprema de Justicia de la Nación, y por el cual la Secretaría de Derechos Humanos pidió formalmente –y vuelve a reclamar en este acto- que se resuelva con celeridad.
Por estos hechos en el año 2012, el Concejo Deliberante de la Ciudad de San Carlos de Bariloche instituyó el 17 de junio como “Día de la Inclusión Social y contra la Represión Policial”, en homenaje a las víctimas de la Masacre de Bariloche.