Villalba y Novick encabezaron la compactación de 1.346 vehículos en Florencio Varela


El secretario de Seguridad y de Política Criminal de la Nación, Eduardo Villalba, y la subsecretaria de Investigación Criminal y Cooperación Judicial, Valentina Novick, encabezaron el acto de compactación de 1.346 vehículos en el Corralón Municipal de Florencio Varela, provincia de Buenos Aires.

En el evento, que también contó con la presencia del intendente del municipio, Andrés Watson, los funcionarios de este Ministerio de Seguridad, a cargo de Sabina Frederic, supervisaron el proceso de compactación llevado a cabo en el marco del Programa Nacional de Descontaminación, Compactación y Disposición Final de Automotores (PRONACOM).

El secretario de Seguridad y de Política Criminal, Eduardo Villalba, explicó: “El PRONACOM funciona en la órbita de nuestro Ministerio y tiene como objeto compactar los vehículos que han sido sacados de las calles, en este caso, por disposición del Poder Judicial”. Luego, afirmó: “Nosotros tenemos un convenio con municipios y distintas jurisdicciones que determina la compactación de estos autos y motos lo que redunda en un doble beneficio: uno, en materia ambiental y otro, en materia de seguridad, en el sentido de que ese vehículo no estará más en la vía pública donde, además de producir contaminación, puede formar parte de hechos delictivos –y efectivamente, así ocurre- que afectan a la comunidad”.

Además de la compactación, este programa le brinda asesoramiento legal a cada uno de los gobiernos locales para la aplicación de éste sobre su territorio. Además, gestiona y fiscaliza el procedimiento de destrucción de vehículos.

En esta oportunidad, los bienes secuestrados, 186 autos, 5 vehículos de gran porte y 1.155 motos, provienen de delitos y generan una constante contaminación. Al compactarse, sus residuos son sometidos a una disposición final por lo que se favorece el cuidado del ambiente.

“Una de las ventajas de este programa es que genera dinero por la venta de la chatarra. Ese dinero, luego, se destina a una entidad de bien público”, describió Novick, quien después agregó: “Parte de este material logra ser reutilizado por escuelas técnicas donde los estudiantes pueden utilizarlos. También, aquellos que están en buenas condiciones sirven para otros vehículos, pueden ser reciclados para usarse en diferentes áreas de cada municipio o entregados a entidades de bien público”.

La funcionaria finalizó explicando la importancia de que el acto de hoy, además, “es una forma de retribuir a la sociedad el daño que el delito le produce a la misma sociedad, ya que lo obtenido de la venta de la chatarra se entregará, en esta ocasión, a la Asociación Civil para la Promoción de Familias con Miembros con Capacidades Diferentes (PROFACADI)”.