Victoria Vozza: "El eje vertebral de nuestra propuesta es la inclusión social a través de la producción y el trabajo"

La directora nacional de Articulación Social Productiva explicó los alcances del programa Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales y a quiénes está destinado. También dialogó sobre el Concurso Potenciar, cómo se desarrollan los talleres familiares y cómo piensan la salida de la pandemia sumando a diferentes universidades nacionales.


1- ¿Cómo articulan el trabajo con las provincias y los municipios para proveer máquinas y herramientas a los distintos emprendimientos productivos?

-Muchas veces cuando se habla de articulación se piensa solo en un modelo de acuerdos, de celebración de consensos o de acortar las distancias que nos impiden gestionar. Nosotros entendemos que la articulación es reconocer al otro, comprender sus problemas y, sí o sí, generar y diseñar dispositivos para que esos problemas se resuelvan o aminoren sus impactos negativos. De otra manera, sólo son palabras.

Nuestra propuesta de articulación, entonces, tiene que ver con tres principios: reconocer a municipios y provincias como los actores claves para proyectar, ejecutar, fortalecer y dinamizar procesos socio productivos y de comercialización. Asimismo, incorporar a nuestra lectura sus diagnósticos territoriales, que es la forma de entender la dimensión local y sus implicancias; y, por último, fortalecer con recursos a las provincias y a los municipios para que nuestra intervención sea incremental.

Estamos desarrollando desde la dirección diferentes líneas programáticas, con características y modalidades de implementación en distintas escalas, siempre pensando en abordajes que recuperen la integralidad y la perspectiva del desarrollo local.

El programa Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales para la Emergencia Social es una de las principales líneas donde trabajamos acompañando a municipios, provincias y organizaciones sociales en el desarrollo de sus planes de trabajo para motorizar el desarrollo de proyectos socioproductivos y de servicios en sus comunidades.

En la perspectiva de lo que venimos diciendo, pensamos esto como un trabajo conjunto con nuestras contrapartes atravesando nuestras intervenciones desde el momento de la formulación de las propuestas hasta el acompañamiento y monitoreo en los procesos de implementación.

2- ¿De qué se trata el Concurso Potenciar y qué rubros u oficios abarca?

-El Concurso Nacional Potenciar es una apuesta federal que pretende identificar y fortalecer personas o grupos que estén llevando adelante iniciativas productivas y que necesiten de una ayuda del Estado para iniciar, reactivar o incrementar sus procesos de producción y comercialización mediante el acceso a kits de maquinarias y herramientas en diferentes rubros.

La postulación de los proyectos se hace en forma directa en la página del Concurso, donde los/as participantes completan un formulario en el que detallan el proyecto, sus antecedentes y la institución con la que solidariamente se vincularán en caso de resultar ganadores. Se conforma un comité externo al Ministerio, integrado por personalidades con experiencia en distintas temáticas que realiza la evaluación y ponderación de los proyectos.

Esto implica fortalecer los emprendimientos, robustecer la red comunitaria. La propuesta que llevamos adelante implica que los y las emprendedoras brinden a la comunidad parte de su trabajo, parte de lo que producen, o de sus conocimientos en procesos formativos comunitarios. Implementar el concurso es un círculo virtuoso entre emprendedora/es, el Estado y la comunidad. La noción de lo local siempre está presente.

Desarrollamos una primera edición del concurso que ha tenido muy buena repercusión, estuvo dirigida a la población mayor de 40 años y hemos observado positivamente que ha facilitado el acceso a kits de maquinarias y herramientas a muchas personas que habitualmente no se vinculaban con el Estado. Hace unos días, nuestro Ministro ha puesto en marcha la segunda edición del Concurso, destinado en esta etapa a público joven.

El Concurso Potenciar Jóvenes, pretende estimular y promover proyectos productivos de jóvenes entre 18 y 29 años que trabajan en forma individual o colectiva. Los rubros previstos para esta nueva edición son carpintería, gastronomía, gomería, jardinería, peluquería, textil (clásico, bordado y sublimación), y diseño en comunicación audiovisual.

La Argentina, como dice el presidente, “tiene que ponerse de pie de abajo hacia arriba”, entendemos que los trabajadores de la economía social, popular y solidaria son clave en esta cadena, porque con sus iniciativas van a dinamizar el desarrollo local, van a estimular a otros, van a generar trabajo. Sabemos que en los últimos años la incorporación de personas jóvenes al mercado de trabajo se hizo muy difícil y la pandemia agravó mucho las condiciones de amplios sectores de nuestra sociedad. Nuestra apuesta es compleja, el contexto es adverso, pero estamos convencidos que** la salida es la promoción del trabajo**.

3- ¿Cómo llevan adelante, pandemia mediante, los talleres familiares?

-La intervención de talleres familiares y comunitarios es una línea que tiene muchos años en el Ministerio, hemos trabajado en su reformulación intentando que estas iniciativas más de tipo individual o familiar puedan enmarcarse en procesos más amplios que se vinculen con redes territoriales y procesos de formación y seguimiento.

En la pandemia estuvimos trabajando con el abordaje de situaciones puntuales y urgentes. Hoy es una de las líneas complementarias a la del Banco de Maquinarias, Herramientas y Materiales que estamos trabajando como estrategia de la salida de la emergencia.

4- ¿Cuáles son los objetivos que se proponen de cara al futuro?

-El Ministerio ha tenido una mirada de impulsar emprendimientos productivos pero desde 2015 a 2019, las intervenciones perdieron alcance, los recursos se distribuyeron de forma escasa y en muchos casos directamente se cortaron. Estamos reconstruyendo sobre los escombros que nos dejaron.

En esta instancia debemos consolidar las líneas de política pública que estamos desarrollando, fortalecer las articulaciones con los actores institucionales y territoriales, y tener una llegada al territorio compacta con las diferentes herramientas que tenemos desde el Ministerio.

Queremos apuntalar y fortalecer las estrategias que tenemos ordenadas con el Programa Nacional Potenciar Trabajo, el Banco de MHM, el Concurso Potenciar, los Talleres Familiares y una línea de apoyo a proyectos institucionales en el desarrollo de propuestas socio productivas particulares.

Estamos empezando a trabajar también en un componente de asistencia técnica y capacitación sumando a diferentes universidades nacionales. Considero que esta mesa de articulación también nos generará aportes para seguir pensando y retroalimentado el desarrollo de los programas y su optimización en el marco de la pandemia.

Es un desafío que estas herramientas tengan un funcionamiento de carácter trasversal dentro y fuera del Ministerio que permitan a los y las destinatarias finales sentirse parte de una sola estrategia de salida de la crisis económica y sanitaria.

La importancia de una estrategia coordinada es nuestra meta final. Una podría pensar que la línea del Potenciar Trabajo como una línea de carácter más macro, el Programa del Banco tiene una cobertura intermedia que permite llegar a propuestas de mediano y pequeño alcance, y las propuestas del Concurso y Talleres tienen una mirada más familiar o individual.

Asumimos que nuestra mirada, que enfoca a personas en condición de vulnerabilidad, pretende abarcar distintas formas de presentación de propuestas productivas y distintas formas de agrupamiento y asociatividad.

5- ¿Con qué realidad se encontraron cuando comenzaron la gestión y cuáles son las prioridades?

-Nos encontramos con que la relación con provincias y municipios desde el Ministerio se había distorsionado o no existía. Hubo distintas formas de llegada pero con mucho menos alcance de lo que la crisis de 2016 o 2018 requería en términos de ayuda, fortalecimiento o acompañamiento, no solo se quebraron las relaciones con los actores locales sino que se los dejó librados a los problemas vinculados con el trabajo, la salud, la educación y la alimentación. Hace poco hicimos una visita y un intendente nos comentaba que había concurrido más veces al Ministerio en los primeros seis meses del año que en los últimos cuatro años.

Tuvimos que repensar las políticas y recuperar iniciativas que son el sello distintivo del Ministerio. También nos encontramos con algunos espacios de gestión desnaturalizados, con los trabajadores sin consignas de trabajo, algunas áreas directamente paradas. Fue una gestión de baja intensidad en un país que requiere que este Ministerio sea uno de los más activos y presentes.

Entendemos que en estos meses, y a pesar de la pandemia, se ha podido revertir una buena parte de estos inconvenientes. Como manifiesta nuestro ministro Daniel Arroyo, los primeros meses de la gestión, con el impacto de la pandemia y la profundización de la emergencia social y sanitaria han puesto a la asistencia alimentaria en el centro de la escena, estamos trabajando para el desarrollo de las políticas de salida, entendiendo el trabajo como el principal vector de inclusión social.

6- En la mirada integral que tiene el Ministerio, ¿cuál es la potencialidad que tienen los emprendimientos individuales y colectivos para insertarse en la comunidad y de qué depende?

El eje vertebral de nuestra propuesta es la inclusión social a través de la producción y el trabajo. El desarrollo local es lo que realmente va a mejorar las condiciones de vida de los más vulnerables. Nuestra perspectiva refiere al desarrollo local como la construcción de un proyecto colectivo de una comunidad, por eso queremos estimular la relación con provincias, municipios, organizaciones sociales, pensando en que la red y el abordaje desde el territorio son clave.

En este sentido, fortalecer los recursos y capacidades locales, facilitar el acceso a herramientas, maquinarias e insumos para potenciar la producción, pero también generar estrategias que promuevan la formación y la comercialización son los ejes que consideramos fundamentales para que los proyectos productivos individuales o colectivos puedan posicionarse.

Desde una perspectiva integral, el Ministerio, y la Dirección en particular, estamos desarrollando diferentes políticas públicas que permitirán visibilizar a los trabajadores y trabajadoras de la economía popular, fortalecer sus propuestas socioproductivas y brindar distintas herramientas que permitan formalizarse, trabajar de manera asociativa y adquirir los derechos laborales en post de promover su inclusión social.