Veteranos de la Guerra de Malvinas y familiares de la tripulación del General Belgrano entregaron una placa de reconocimiento al rompehielos Almirante Irízar


El Ministerio de Defensa informa que familiares de los tripulantes del crucero General Belgrano y Veteranos de Guerra de Malvinas entregaron una placa de agradecimiento al rompehielos Almirante Irízar, ya que fue el buque que por primera vez los transportó hacia el punto donde se encuentra hundido.

El homenaje se llevó a cabo a bordo del rompehielos, donde se recordó la navegación que hace 24 años realizó este buque al trasladar a los familiares de los fallecidos y sobrevivientes del crucero ARA General Belgrano.

La iniciativa fue impulsada por Veteranos de Guerra de Malvinas y los padres del cabo segundo electricista Osvaldo Francisco Sosa.

La placa expresa un agradecimiento a la gestión de la Armada y al personal de a bordo que hizo posible aquel 25 de mayo de 1994 arribar al punto exacto donde se encuentra el crucero y rendir honores a los fallecidos durante el conflicto del Atlántico Sur.

De la ceremonia participaron Paulina Vicenta Cardoso y Víctor Sosa, padres del cabo segundo Sosa, quienes desde hace más de 35 años trabajan a destajo para lograr el reconocimiento de los héroes que dejaron su vida el 2 de mayo de 1982 en el Mar Argentino.

También estuvo presente el entonces segundo comandante del crucero, capitán de navío (RE) Pedro Luis Galazzi, y el orfebre Juan Carlos Pallarols.

El capitán del Irízar, Maximiliano Mangiaterra, agradeció profundamente el gesto y compartió con los presentes parte de su experiencia: “Desde el año pasado, cuando volvimos a encender las máquinas de nuestro rompehielos, no hemos parado de cumplir con hitos y tradiciones navales. Una de ellas, luego de diez años, fue que el Irízar volvió a rendir honores al pasar por la posición donde se encuentra el Belgrano, expresando un profundo respeto a quienes custodian nuestro mar, héroes de la Patria”, dijo.

Para finalizar, los presentes pudieron recorrer las cubiertas del rompehielos y compartieron experiencias con el personal de a bordo.