Venta de autopartes ilegales: un negocio mafioso que ya no tiene impunidad

La lucha contra las mafias es el leitmotiv del Ministerio de Seguridad encabezado por Patricia Bullrich. Desde el minuto uno de su gestión, siguiendo las claras directivas del presidente Mauricio Macri, se comenzó a trabajar con firmeza y perseverancia. Además de las organizaciones dedicadas al narcotráfico y la trata de personas, las que se ocupan de la venta de autopartes ilegales también se pusieron en la mira. Los resultados son impactantes.


Comprar un repuesto para el auto puede ser toda una aventura. Para encontrar un precio accesible o razonable, es habitual recurrir a las páginas de internet o ir a locales en zonas especializadas en este tipo de objetos.

Pero muchas veces –puede ser sin estar al tanto- el comprador se topa con vendedores que no cumplen con los requisitos legales ni impositivos.

Puede parecer una situación inofensiva, que no le hace mal a nadie, pero sin embargo detrás de una simple venta puede haber hechos que encierran desde asaltos con víctimas fatales hasta transacciones con drogas.

La venta de autopartes ilegales es el eslabón visible de una cadena delictiva, que puede comenzar con piratas del asfalto que roban mercadería para su posterior distribución y venta “en negro” o puede empezar con un robo de un vehículo que luego será “desarmado” o desguazado.

En cualquier caso, incluye delitos. Y por ello, toda organización que se dedique a esto debe ser desbaratada y puesta en manos de la Justicia.

#LasCifras

El Ministerio de Seguridad puso en práctica su intención de terminar con los desarmaderos de vehículos y con el comercio de sus partes.

Por ello es que, ya en el primer año, se llevaron a cabo 67 allanamientos con la incautación de 633.822 autopartes.

Y si sumamos las cifras de la gestión que va desde 2016 a noviembre de 2018, podemos confirmar un total de 253 operativos y 22.568.824 autopartes secuestradas.

En estos tres últimos años, la provincia de Buenos Aires y CABA encabezaron el ranking de operativos realizados:

Autopartes ilegales

No es necesario decir mucho si comparamos estas cifras con las de 2015:

3 allanamientos y el secuestro de 10.599 posibles repuestos de vehículos.

En este mercado negro, todo tiene un precio. Y la cadena puede finalizar con una compra venta de drogas. Las posibilidades son muchas, pero ninguna está dentro de los márgenes de la ley.

#Casos

En las últimas semanas del 2018 dimos cuenta de los siguientes casos:

-12.12.2018

Operación “Cementerio del Desarme”: secuestramos casi 10.000.000 de autopartes ilegales y detuvimos a los dos principales investigados
El operativo culminó con 9.500.000 autopartes ilegales que salieron del mercado, cifra récord de esta gestión. Además de la detención de los dos cabecillas de la banda radicada en Santa Fe.

-7.11.2018

Desarticulamos “La Banda del Sur”

Con un total de 17 detenidos, 25 allanamientos y 3850 autopartes ilegales incautados. Los miembros de la banda utilizaban la violencia y armas de fuego en sus atracos. Robaban vehículos en localidades del sur bonaerense.

Pero el caso tal vez más emblemático, por la complejidad del desarrollo de toda la investigación, fue el que terminó con “La Banda de Los 13” en la ciudad santafesina de Rosario.

En un operativo sin precedentes, con colaboración de la Delegación Rosario de la Policía Federal, se decomisaron más de 1 millón de autopartes, 2 armas, 212 motores que estaban desarmando y 948 rodados en proceso de desguace, deteniendo a 36 personas.

La cifra, por cierto impresionante, fue consecuencia de una exhaustiva investigación que incluyó registros fotográficos, fílmicos, entrecruzamiento de datos, vigilancias y seguimientos.

La organización delictiva cobraba los repuestos en un local y entregaba a los clientes un papel sin valor legal alguno para el retiro de las piezas en un galpón ubicado cerca, que en realidad era el desarmadero.

Uno de los elementos que sobresale de esta investigación es la incorporación de un agente revelador, es decir, un oficial de civil que hizo las veces de comprador.

Desde comienzos del año, trabajaron detectives encubiertos que realizaron compras con dinero marcado, llevándose mercadería adquirida y registrando al detalle las operaciones con cámaras ocultas.

Cada uno de estos pasos resultó fundamental a la hora de exhibir pruebas contundentes frente a la Justicia, facilitando su accionar y obteniendo sentencias perfectamente fundadas y contundentes.

Por supuesto, los locales fueron clausurados por incumplimiento de la Ley Nacional de Desarmaderos y Autopartes (Ley 25.761).

Es importante aclarar que todas las autopartes ilegales secuestradas siempre quedan a disposición de la Justicia a la espera de la orden que, una vez resuelta la causa, ordene o no su compactación.

EL QUE LAS HACE, LAS PAGA

Como en todo delito, quienes negocian con autopartes ilegales tienen que rendir cuentas ante la Justicia.

Según el artículo 13 de la Ley 25.761, “El que procediere al desarmado de un automotor con el objeto de utilizar sus autopartes, sin la autorización que establece la presente ley, será penado con multa de pesos un mil ($ 1.000) a pesos treinta mil ($ 30.000), siempre que el hecho no constituyere un delito más severamente penado. Si se hiciere de ello una actividad habitual, la pena será de prisión de quince (15) días a tres (3) meses y multa de pesos cinco mil ($ 5.000) a pesos cien mil ($ 100.000).

Aquellas personas cuya actividad principal, secundaria o accesoria sea el desarmado de automotores y/o la comercialización, transporte o almacenamiento de repuestos usados para automotores, e incumplieren lo dispuesto en la presente ley, serán penadas con prisión de quince (15) días a tres (3) meses y multa de pesos diez mil ($ 10.000) a pesos doscientos mil ($ 200.000) e inhabilitación especial de uno (1) a tres (3) años".

#LaGestión

Bajar la tasa de robos –que tiene muchas veces como consecuencia el mercado negro de autopartes- es y ha sido una de las principales metas que se propuso esta gestión, con el fin de llevar seguridad a los ciudadanos.

Las estadísticas indican que uno de cada tres robos tiene el agravante de realizarse a mano armada, volviendo el hecho más peligroso.

Entonces la decisión fue clara: encarar esta problemática a fondo a partir de una estrategia basada en el armado de “mapas calientes” del delito sumada a la investigación criminal para la detección de redes de comercialización ilegal, centros de desguace y depósitos. Todo esto de manera coordinada junto a gobiernos provinciales y municipales.

El trabajo en equipo para la ministra Patricia Bullrich es fundamental para lograr éxitos cotidianos.

Viendo los números que se tenían al comienzo del mandato, se llegó a la conclusión de que los robos subían mientras que las piezas confiscadas en todo 2015 apenas llegaban a las 10.599.

Como consecuencia, y tomando el toro por las astas, se decidió abordar la problemática a partir de dos decisiones estratégicas complementarias:

  • federalizar las investigaciones e intensificar la operatividad y

  • trabajar en forma conjunta tanto con la justicia ordinaria como con la federal.

Sobre esta base, y poniendo el foco en las zonas donde más se extendía el delito, se secuestraron 633.882 mil piezas en 2016; 4.499.669 en 2017 y 17.435.333 en 2018, totalizando 22.568.824 en tres años de gestión.

Así las cosas, comprar un repuesto para el automóvil no es siempre un hecho inocente y cotidiano. Y puede volver al cliente –aunque éste no lo sepa- cómplice de una cadena delictiva que perjudica a muchos otros hombres y mujeres de bien.

Por eso, era imperativo ir contra los piratas de asfalto, contra las mafias de los desarmaderos.

Y también era fundamental la comunicación permanente entre organismos estatales, judiciales y las Fuerzas.

Todos trabajando para encontrar a quienes llevan adelante este modo delictivo, y ponerlos frente a la Justicia para que paguen la pena que les corresponda, haciendo día a día una Argentina más segura para todos sus habitantes.

Autopartes ilegales