Universidades producen insumos médicos para evitar escasez

Universidades de todo el país producen diversos insumos médicos para evitar la escasez durante la pandemia del COVID-19


El avance de la pandemia por el virus COVID-19, produjo un consecuencia esperable: la escasez de insumos médicos. Por este motivo, varias universidades comenzaron a fabricar productos de protección para el personal de la salud.
Algunas casas de estudio están utilizando sus impresoras 3D para fabricar máscaras de protección facial.

Una de ellas es la Facultad Regional Buenos Aires, de la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), que ya lleva entregadas 700 mascarillas protectoras a 21 hospitales y centros de salud de la Ciudad y la Provincia de Buenos Aires, por ejemplo, hoy 21 de abril entregó 200 máscaras al Hospital Garrahan.

Las mascarillas se fabrican en el Laboratorio de Impresión 3D de la Facultad, gracias a las donaciones de material y al trabajo voluntario de estudiantes, graduados y autoridades. La secretaria de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva de la UTNBA, Patricia Cibeira sostuvo: “Frente a esta pandemia, el compromiso de la universidad con la comunidad se acrecienta. Hoy tenemos más de 600 pedidos de máscaras de protección y seguimos recibiendo solicitudes”.

Por otra parte, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de La Plata (UNLP) articula a un grupo de 89 voluntarios, docentes, investigadores, alumnos y particulares, que cuenta con 119 impresoras 3D y tiene una capacidad de producción de 200 máscaras diarias. De la iniciativa, coordinada con el Ministerio de Salud bonaerense, también participan la Escuela de Aeromodelismo de La Plata y la Comunidad de Impresión 3D.

También en el sur del conurbano bonaerense, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de Lomas de Zamora (UNLZ) lleva adelante un proyecto que nuclea a más de 25 puntos de fabricación e incluye tanto a docentes, investigadores y alumnos, como a particulares con equipos propios. Los voluntarios confeccionan, desde sus domicilios, un promedio de 120 mascarillas por semana, siguiendo las indicaciones de la Cámara Argentina de Impresión 3D y Fabricaciones Digitales, para entregar un producto seguro y funcional. Desde allí proveen al Hospital de Clínicas y el Parque Industrial de Ezeiza, entre otros puntos.

Otro caso es el de la Universidad Nacional del Litoral (UNL), en Santa Fe, que cuenta con 21 impresoras 3D en distintas unidades académicas. Al igual que en el caso de los respiradores, los planos son de código abierto y se pueden descargar en www.edu.edu.ar/coronavirus para usarlos sin fines de lucro.

“Todavía no estamos produciendo a pleno pero estimo que vamos a poder hacer unas 200 máscaras por día. Si conseguimos más insumos, podríamos llegar a 300 o 400. Por ahora, la distribución será local más que nada, empezando por algunas instituciones que nos han pedido”, explicó el secretario de Vinculación y Transferencia Tecnológica de UNL, Javier Lottersberger.

Por otro lado, en la Universidad Nacional de La Matanza (UNLaM) ya realizaron una primera tanda de máscaras con acetato y la entregaron al Hospital Interzonal “Prof. Dr. Luis Güemes”, de Haedo. En tanto, la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional del Nordeste (UNNE) lanzó una cruzada bajo la consigna "Sumate", por medio de la cual convoca a quienes tengan una impresora 3D, para hacer impresiones de mascarillas para los profesionales que deban entrar en contacto directo con posibles casos de coronavirus. Ya desde el Laboratorio 3D de la Facultad y otros impresores solidarios se llevan impresas más de 100 mascarillas, las que serán derivadas a centros asistenciales que las requieran.

Otras universidades que también participan de distintas maneras en esta fabricación son la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV); la Universidad Nacional de Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA); la Universidad Nacional de Villa María (UNVM); la Universidad Autónoma de Entre Ríos (UADER) y la Universidad Nacional de Tres de Febrero (UNTREF). Cabe aclarar que éstas son solo algunas, ya que la mayoría de las instituciones están involucradas en este proceso, ya sea poniendo a disposición sus impresoras 3D como asesorando a emprendedores solidarios que están fabricando insumos.

Otras propuestas

Con la intención de nuclear saberes en un único espacio, la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) creó un repositorio web para que facultades de ingeniería y demás instituciones afines compartan desarrollos que puedan ser relevantes para contrarrestar los efectos de la pandemia, como prototipos, papers, propuestas, etc.

Se trata de un espacio virtual que recopila material que estará disponible para su descarga de manera gratuita, con ejes temáticos como Ingeniería Clínica, Bioseguridad, Salud Pública, Ensayos y Calibración de equipos médicos, y Prototipado Electrónico e Impresión 3D.

Por su parte, la Universidad Nacional de Villa María (UNVM) puso a disposición del municipio cordobés una cámara termográfica que será adaptada para sensar la temperatura corporal en humanos. Se trata de un sensor de última generación que mide la temperatura del ángulo interno del ojo y activa una alarma cuando se detecta una divergencia. Este dispositivo fue adquirido por la universidad para usos científicos y académicos, pero está puesto al servicio de las necesidades de la población, en el marco de la emergencia sanitaria dictada en el país a raíz de la expansión del COVID-19.