UNESCO convoca a pensar la reconstrucción y el fortalecimiento post-pandemia de los sistemas educativos

Representantes de dieciséis países de la región, miembros de organismos internacionales y organizaciones de la sociedad civil participaron hoy de una Consulta Regional para la revisión de la declaración que adoptarán los países miembros de la UNESCO.


Representantes de dieciséis países de la región, miembros de organismos internacionales y organizaciones de la sociedad civil, así como diversos actores del ámbito educativo, participaron hoy de una Consulta Regional para la revisión de la declaración que adoptarán los países miembros de la UNESCO durante la Sesión Extraordinaria sobre COVID-19 de la Reunión Global sobre la Educación.

El secretario de Cooperación Educativa y Acciones Prioritarias, Pablo Gentili, fue el encargado de transmitir las modificaciones del texto sugeridas por el estado argentino, en su calidad de titular de la Comisión Nacional de Cooperación con la UNESCO. En este sentido, el funcionario solicitó la reformulación del cuarto punto del documento, reconociendo la educación como “un bien público común, un derecho humano que garantiza la realización de otros derechos y cumple un papel fundamental para asegurar la recuperación inclusiva y sostenible de nuestras sociedades”.

Asimismo, se propuso orientar la reconstrucción de los sistemas educativos “haciéndolos más igualitarios, resilientes, inclusivos y sensibles a las injusticias de género, al racismo y a la discriminación étnica, poniendo énfasis en medidas para garantizar el derecho a la educación de todas las personas, especialmente de aquellas en situación de mayor vulnerabilidad social”.

En el punto seis de la Declaración, referido a la inversión pública en educación, el Secretario sugirió aumentar y proteger este mecanismo, con el fin de reducir la desigualdad educativa y el déficit de infraestructura escolar, así como lograr “el mejoramiento sostenido de las condiciones de trabajo y formación docente, el apoyo a las familias por medio de becas, el acceso a la conectividad y los equipamientos que permiten la continuidad pedagógica en la situación excepcional que enfrentamos”.

Finalmente, se propuso incluir en el mismo inciso “el desarrollo de acciones, programas y campañas que permitan la reinserción en el sistema educativo de las niñas, niños y jóvenes que han abandonado la escuela por el aumento de la pobreza, la desigualdad y los efectos del COVID-19”. Cabe señalar que todos los participantes coincidieron en destacar la importancia de que la reapertura de escuelas se concrete una vez que la situación epidemiológica lo permita.

La Sesión Extraordinaria sobre COVID-19, prevista para el 22 de octubre próximo, servirá como escenario para que líderes mundiales y responsables del diseño de políticas públicas acuerden un conjunto de acciones globales prioritarias orientadas a recuperar y fortalecer el sistema educativo de cada país, partiendo de cinco elementos centrales en la respuesta a la pandemia:

  • Proteger el financiamiento nacional e internacional en educación,
  • Garantizar una reapertura segura de las escuelas,
  • Enfocarse en la inclusión, la equidad y la igualdad de género,
  • Re-imaginar la enseñanza y el aprendizaje,
  • Hacer uso de conexiones y tecnologías inclusivas para el aprendizaje.

Asimismo, se espera que, durante la reunión, los líderes políticos de amplio nivel consensuen modalidades de trabajo que fortalezcan la coordinación, coherencia y efectividad en la implementación del cuarto Objetivo de Desarrollo Sostenible, aún en el contexto de la pandemia de COVID-19, y se comprometan a impulsar las acciones arriba mencionadas.

El progreso y cumplimiento de este conjunto de iniciativas y compromisos serán revisados en la siguiente sesión ordinaria de la Reunión Global sobre la Educación, prevista para 2021.