Una promesa de facilitación

El Gobierno presentó ante unos 120 empresarios los alcances del programa de Ventanilla Única del Comercio Exterior (VUCE).


Artículo redactado por Emiliano Galli y publicado en Ámbito.com el 17/07/2017.

La VUCE es un programa de 5 años. El primer punto es lograr, este año, que "el 100% de las intervenciones previas a la oficialización de importaciones y exportaciones que se hacen por formularios se hagan a distancia: sin gestores, sin papeles, sino vía web", destacó. Una noticia que celebrarán las empresas del interior del país.

Asimismo, señaló que se trabajarán sobre las cadenas productivas. La de exportación de granos fue una de las primeras: "Son necesarios 17 pasos para exportar. Fuimos a ver cómo lo hacen nuestros competidores: Estados Unidos y Australia tienen 7 pasos".

En los próximos 12 meses, otras cadenas testigo serán las del vino, la carne, la automotriz y la avícola, entre otras.

En un segundo año, se trabajará en el "portal transaccional" para terminar en el quinto año con una "interoperabilidad global" plena, estándares que otorguen "previsibilidad" que permitan saber "cuánto costará, cuánto tiempo tardará y qué trámites hay que hacer" para operar en comercio exterior.

Por otra parte, Diego Dávila, contó los motivos de la creación de la Dirección Adjunta de Aduana, cargo que asumió hace poco más de un mes.

"La meta es acompañar a la Aduana en el proceso de facilitación del comercio. Es uno de los objetivos planteados por el presidente Mauricio Macri", puntualizó.

Para Dávila, la palabra clave que será "flexibilización": desde el Código Aduanero hasta ciertos "controles". "No sólo vamos a digitalizar trámites, sino a eliminar varios", apuntó.

"La despapelización es innegociable y la Aduana no va a ser la excepción", agregó, y dio una de las mejores noticias para el sector privado de los últimos años: "Vamos a volver a generar el Consejo Consultivo (Aduanero) que estará liderado por un comité de legal y técnica y de facilitación".

En la misma línea, Pablo Lavigne, director nacional de Facilitación del Comercio ilustró con una anécdota el "estado del Estado" que se encontraron.

"En (la Secretaría de Comercio) era increíble ver la cantidad de empresarios caminando por los pasillos", una práctica justamente que se pretende eliminar con una VUCE plenamente operativa.

Lavigne sindicó a las pymes, y sobre todo a las del interior, como las principales beneficiarias de este programa transversal de modernización del Estado: "No puede ser que para importar una línea de producción o una fábrica llave en mano una empresa del interior tenga que venir a la Capital. Eso no es federal", subrayó.

"Queremos facilitarles las cosas a las casi 8000 pymes exportadoras y 9000 pymes importadoras, que en 2016 sumaron 400.000 y 800.000 trámites para operar", respectivamente.

Pablo Allievi, subdirector de Control Aduanero, sintetizó los alcances del programa "Operador de Riesgo Administrado", que integra la VUCE, y diferenció las tres instancias del control aduanero: la gestión anticipada (basada en el riesgo), el control operativo (en tiempo real) y la fiscalización (para verificar el cumplimiento.

"Antes, el foco estaba en el control operativo. Ahora en quién está detrás de esa operación, y para eso la VUCE va a ser fundamental", explicó.

Una pregunta sencilla que elevó a los equipos de Aduana ilustró también el "estado del arte". "¿Tienen noción del impacto que tiene un canal de selectividad?", preguntó. "No tenían ni idea", dijo. El control se sustentaba en el "por las dudas, por si pasa algo", concluyó.

Artículo redactado por Emiliano Galli y publicado en Ámbito.com el 17/07/2017.