Un robot subacuático para inspeccionar centrales nucleares fue reconocido en el concurso IB50K

Se trata de Aquadrone, desarrollado por investigadores de la CNEA, un proyecto que busca cambiar la forma en la que se inspeccionan las instalaciones nucleares.


A través de un evento virtual y abierto a toda la comunidad, el 27 de noviembre se dieron a conocer los premios de la décima edición del concurso IB50K, certamen que destaca anualmente los mejores planes de negocios con base tecnológica elaborados por jóvenes argentinos. En este contexto, el equipo integrado por ingenieros e investigadores de CNEA obtuvo un reconocimiento a partir del desarrollo de un robot sumergible que puede bucear el interior de reactores y centrales nucleares.

El proyecto tecnológico Aquadrone propone brindar servicios de inspección de ambientes subacuáticos confinados, utilizando robots sumergibles que son operados de forma remota. Este desarrollo es particularmente valioso para la industria nuclear ya que ofrece una solución robotizada para tareas de control que normalmente se realizan de forma manual, permitiendo agilizar tiempos, aumentar la precisión en los controles visuales y -fundamentalmente- minimizar la exposición de personas al ambiente radiactivo de una central nuclear.

Gestado en la División de Robótica y Automatización del Proyecto CAREM y el ámbito académico del Instituto Balseiro, el grupo que lleva adelante la propuesta está conformado por Matías Robador, Héctor Francisco Ortiz Villasuso, Lautaro Acha, Fernanda Suarez, Santos Gabriel Rueda, completando el equipo Flavia Guzman de la Universidad Católica de Salta.

Durante su exposición, el líder del equipo, Matías Robador, hizo mención a la importancia de realizar inspecciones periódicas en los recipientes principales de un reactor, así como en las piletas de almacenamiento de Elementos Combustibles Gastados. Y agregó: “Nos proponemos revolucionar la forma en que se inspeccionan los reactores nucleares a través de las nuevas tecnologías, como es la robótica. Posibilitando inspecciones rápidas, seguras y económicas”.

Aquadrone es un robot de forma esférica que cuenta con cuatro microbombas hidráulicas, lo que le permit movilizarse en todas las direcciones. Su diseño comenzó a elaborarse en 2014 a partir de la necesidad de inspeccionar los componentes internos del recipiente a presión del reactor CAREM, arribando de esta manera a una eficiente e innovadora posibilidad de resolver una demanda puntual de la industria nuclear.

La participación en el concurso IB50K le valió al equipo una distinción del jurado, quien destacó la potencial proyección al mercado internacional de este desarrollo, otorgando al equipo Aquadrone un reconocimiento que incluye servicios tecnológicos, capacitaciones y asesoramientos por parte de diversas instituciones y empresas del sector.

Ganadores de la décima edición IB 50K

El primer puesto fue para “HPV-test”, que propuso un plan de negocios para desarrollar un kit de diagnóstico rápido para el Virus del Papiloma Humano (HPV). Los proyectos “GiveMove”, que desarrolla un bipedestador con base motorizada para niños, y “FlexiDish” que consiste en un dispositivo para el cultivo celular in vitro sobre un sustrato flexible, recibieron el segundo y el tercer puesto respectivamente.

El IB 50K es un concurso que reconoce planes de negocios con base tecnológica generados por jóvenes tecno-emprendedores de Argentina. El certamen, que propone impulsar el desarrollo tecnológico e industrial del país, es organizado anualmente por el Instituto Balseiro (IB), dependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la Universidad Nacional de Cuyo (UNCuyo).

Para más información visitar el sitio del Instituto Balseiro.