Un presupuesto sostenible, que apuesta a la inclusión social activa

Por Daniel Arroyo, Ministro de Desarrollo Social de la Nación.


“El verdadero progreso se construye con todos adentro”, señaló esta semana el presidente Alberto Fernández en la inauguración de la 75° Asamblea General de las Naciones Unidas. Ese es el pilar de nuestro gobierno, que se refleja con claridad en el proyecto de ley de Presupuesto 2021. El objetivo es consolidar la aplicación de políticas públicas que generen desarrollo inclusivo, con una fuerte impronta en el trabajo y la producción.

Asumimos el gobierno en diciembre de 2019 ante una situación catastrófica, que afectaba a todos los actores económicos y sociales de cada uno de los puntos geográficos de nuestro país. A ese cuadro realmente complicado, se sumó la crisis mundial que genera la pandemia de COVID-19. Se trata de un contexto inédito, que requiere de un Estado presente, que esté al lado de la gente.

El acuerdo de deuda sostenible que alcanzó nuestro país es un hito histórico y nos permite generar un piso para frenar la caída social y empezar el camino de la reconstrucción.

Con esa perspectiva, el presupuesto 2021 del Ministerio de Desarrollo Social pondrá el foco en cuatro ejes centrales: políticas de seguridad y soberanía alimentaria; la inclusión socioproductiva, la ampliación de acceso al crédito no bancario y las finanzas solidarias; políticas de cuidado para la niñez, adolescencia y adultos mayores con fuerte arraigo en el territorio y la comunidad; y las políticas de protección social para las poblaciones más vulnerables y acompañamiento en situaciones de emergencias.

Si en 2020, ante la emergencia sanitaria provocada por el COVID-19, tuvimos que girar buena parte del presupuesto a la asistencia alimentaria, nuestro objetivo es que el año próximo destinemos más del 50 por ciento de la inversión social en los programas de inclusión socioproductiva. Creemos que la Argentina se reconstruye con trabajo, de manera colectiva, motorizando la economía de abajo hacia arriba. Por eso, la tarea del Ministerio es construir oportunidades para cada emprendedora y emprendedor, cada proyecto asociativo, cada cooperativa, cada empresa recuperada.

Con el plan Potenciar Trabajo estamos ayudando a mejorar la capacidad productiva de la economía social, con máquinas y herramientas, capacitación, asistencia técnica y crédito no bancario. El objetivo es que den un salto de escala y generen movimiento económico, potenciando el desarrollo local.

Estamos convencidos: reconstruir la Argentina es generar trabajo para que nuestro pueblo pueda desarrollarse de forma federal. Hay prioridades que tienen que quedar por fuera de las grietas políticas porque necesitamos resolver las brechas sociales. Hay pilares básicos que no pueden estar en debate, que tienen que ser una política de Estado que trascienda los gobiernos de turno: no puede haber hambre en la Argentina; son fundamentales las políticas masivas de cuidado de la primera infancia; todas las pibas y pibes tienen que estar en la escuela secundaria.

Necesitamos estar unidos, no puede quedarse nadie afuera, porque nuestro país necesita del esfuerzo de todas y todos para volver a levantarnos.

"La Argentina se reconstruye con trabajo."

Daniel Arroyo