Un gran avance para el desarrollo de una nueva disciplina en nuestro país

Se trata de del “Dragón Boat” o “Bote Dragón”, una actividad china que tiene más de 50 millones de adeptos en todo el mundo y que se practica con canoas de 10 y 20 palistas, con un capitán que marca la sincronía de los movimientos. Luego de una reunión de autoridades en el CeNARD, comienza a tomar fuerza su implementación con una modalidad adaptada e inclusiva.


El área de Deportes Adaptados y Promoción Deportiva de la Secretaría de Deportes de la Nación llevó a cabo una reunión clave con el Foro Argentino de Deporte Adaptado (FADA), dependiente de la Confederación Argentina de Deportes (CAD). El objetivo fue bien concreto: lograr la promoción y el desarrollo en nuestro país a través de los órganos oficiales del “Dragon Boat” o Bote Dragón, una actividad con origen en China que se practica en 40 países.

En el Centro Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (CeNARD) se llevó a cabo la reunión de la que participaron el director de Deportes Adaptados y Promoción Deportiva de la Secretaría de Deportes de la Nación, Lic. Alejandro Pérez; la presidenta de FADA, Ruth Rodríguez y su secretaria Sandra Porrazzo, así como el coordinador del Desarrollo Deportivo de la Asociación Argentina de Botes de Dragón, Agustín Nicolás Pérez.

“Este es un deporte que no requiere conocimientos previos y a diferencia de otros deportes similares, no supone un problema para deportistas de cualquier condición física y edad. Es una actividad muy inclusiva, donde personas con y sin discapacidad participan al mismo tiempo”, explicó Agustín Pérez.

En el Bote Dragón las embarcaciones utilizadas son canoas para 10 o 20 palistas y cada una de ellas requiere de un capitán de equipo que se sienta frente a las dos líneas de palistas para marcarles con un tambor el ritmo del movimiento sincronizado, y un timonel.

“El compañerismo, el trabajo en equipo y la sincronización van de la mano en este deporte, que además se caracteriza por su carácter festivo y eso le ha dado una gran aceptación entre palistas de todas las edades”, concluyó.