Un Estado que vuelve a estar en su sitio

Natalia Barreiro, subsecretaria de Promoción de Derechos Humanos, visitó ex Centro de Detención, Tortura y Extermino (CCD) conocido como “Club Atlético”


En lo que constituye la primera visita oficial de la Secretaría de Derechos Humanos al ex Centro de Detención, Tortura y Extermino (CCD) conocido como “Club Atlético”, la Dra. Natalia Barreiro, responsable de la Subsecretaría de Promoción de Derechos Humanos, junto a representantes de la Dirección Nacional de Sitios de Memoria, recorrió este Espacio para la Memoria identificando sus necesidades y los reclamos de sus trabajadorxs y de las organizaciones barriales.

“Vamos a revertir estas dificultades porque la memoria y los derechos humanos vuelven a ser política de Estado. Y el Estado vuelve a estar en su sitio”, expresó Barreiro en el Espacio para la Memoria que está ubicado en la avenida Paseo Colón, entre Cochabamba y avenida San Juan, en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA).

Este dependencia históricamente había pertenecido a la Policía Federal. En sus sótanos, durante el año 1977, la dictadura instaló un CCD por el que se estima que pasaron 1500 personas. El 28 de diciembre de 1977, lxs secuestradxs que aún permanecían allí fueron trasladadxs a otro CCD porque éste edificio sería demolido para la construcción de la Autopista 25 de Mayo.

Algunas particularidades de este Sitio de Memoria se enmarcan en que se encuentra debajo de una autopista y que está dividida por una avenida de alto tránsito. De un lado se hicieron las excavaciones y se ubicó una silueta que conmemora a lxs desaparecidxs. Allí, los 24 de marzo se realiza una conmemoración donde se enciende una silueta con los nombres de quienes padecieron allí al Estado terrorista.

“Recorrimos el ex Centro de Detención donde se están realizando trabajos de excavación y mantenimiento. La importancia que tiene particularmente este sitio es central porque fue de los pocos demolido mientras funcionaba el terrorismo de Estado. Para recuperarlo, fue necesario realizar una obra arqueológica que permitió los hallazgos que se constituyeron prueba material de lo que ocurrió allí”, concluyó la Dra. Barreiro.