Un espacio de inclusión digital y social

Durante el aislamiento y frente a la crisis sanitaria provocada por la pandemia, los Puntos Digitales se adaptaron a la nueva coyuntura y fortalecieron su rol social en la comunidad.


Un relevamiento realizado por el Equipo de Vinculación Continua del Programa confirmó que los Puntos Digitales se constituyeron en espacios fundamentales para la inclusión y la prevención en el marco de la pandemia provocada por el COVID-19. Primero, durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio que comenzó a regir a partir de marzo en todo el país y luego en el contexto del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio (DISPO) que rige actualmente en gran parte del territorio nacional, los Puntos Digitales se adaptaron rápidamente a las nuevas condiciones.

De esta manera, los Puntos Digitales contribuyeron al acceso a la información para la prevención y el cuidado de la población, como así también se constituyeron en centros de tramitación a distancia que le permitió a miles de ciudadanos y ciudadanas acceder a nuevos derechos como el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE). A pesar de la difícil coyuntura que atravesamos, el compromiso de los equipos de trabajo con las necesidades de la comunidad hizo posible una rápida adaptación del Programa.

Las conclusiones surgen del relevamiento realizado durante el mes de julio por el equipo de Vinculación Continua, que permitió sistematizar información sobre el funcionamiento de los Puntos Digitales en el período contemplado entre la segunda quincena de marzo y el mes de junio. En el relevamiento participaron alrededor de 400 Puntos Digitales de todo el país. Las contribuciones realizadas por los equipos de trabajo fueron muy valiosas y permitieron conocer, en detalle, numerosas iniciativas federales, todas ellas con el propósito de ampliar la inclusión digital y social en un contexto adverso.

En primer lugar, el relevamiento permitió observar que pese al cambio de escenario provocado por la pandemia y las medidas de cuidado establecidas en el ASPO y DISPO, los Puntos Digitales adaptaron con creatividad —siempre con prioridad en el cuidado de las personas— sus actividades e, incluso, promovieron nuevas iniciativas, con el propósito de continuar brindando acceso a las tecnologías, cursos, talleres y en trámites.

Como sabemos, la pandemia trajo muchas modificaciones en la vida de todas las personas: reuniones por videoconferencia, trabajo desde el hogar y trámites a distancias se transformaron en actividades esenciales para la población. Por ello, los Puntos Digitales trabajaron para fortalecer una relación más cercana entre el Estado y la población. Por ejemplo, muchas personas que debían realizar trámites ante distintos organismos como AFIP o ANSES, y que no contaban con Internet en sus hogares, encontraron en los Puntos Digitales un espacio de conectividad para la realización de trámites a distancia, que se concretaron respetando los protocolos pertinentes. Sobre este último punto, el informe destacó que el porcentaje de trámites realizados a través de los Puntos Digitales aumentó sensiblemente, lo que evidencia la relevancia asumida por los Puntos en el contexto de la emergencia sanitaria.

En segundo lugar, la oferta de videoconferencias propuestas por el Programa fue ampliada, de acuerdo a la nueva coyuntura. En sintonía, también creció la participación de los Puntos Digitales en este tipo de actividades. Entre abril y junio, la mitad de los Puntos y más de 5.000 personas participaron de las 19 videoconferencias propuestas por el Programa. De las 19 videoconferencias que se llevaron a cabo, 12 fueron iniciativa de los Puntos Digitales de Laguna Paiva (Santa Fe), San Fernando del Valle de Catamarca (Catamarca), Payogasta (Salta), Villa del Totoral (Córdoba) y San Salvador de Jujuy (Jujuy).

En tercer lugar, durante este período la Plataforma de Aprendizaje Virtual (PAV) del Programa incrementó la oferta de cursos y en algunos casos, fueron los mismos Puntos Digitales quienes disponibilizaron cursos propios. Tal es el caso de Maquinchao (Río Negro), San Salvador de Jujuy (Jujuy) y El Trébol (Santa Fe) que compartieron mediante la PAV diversos cursos, ahora disponibles para todos los Puntos del país.

Por último, se destacó que algunos Puntos Digitales se incorporaron a la extensa red territorial de centros de atención sanitaria y alimentaria en todo el país, que en coyunturas de crisis como la actual permiten ampliar el alcance del Estado nacional. Por ejemplo, en las provincias de Entre Ríos, Buenos Aires y Santa Fe decenas de Puntos Digitales fueron equipados como centros de salud en contexto de aislamiento. Además, hubo Puntos que realizaron trabajo de asistencia en la entrega de alimentos para la comunidad, con el propósito de contribuir a la seguridad alimentaria de la población.