Trotta se reunió con el ministro de Educación de Japón para conocer sus acciones frente a la pandemia

El Ministerio de Educación de Japón recomienda continuar el aprendizaje que iban a tener este año en el año siguiente, excepto los estudiantes del 6º grado de la primaria y 3º grado de la secundaria, quienes cursan el último año escolar en cada institución.


El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, mantuvo una videoconferencia con el ministro de Educación de Japón, Koichi Hagiuda, con el propósito de compartir las experiencias educativas que ambos países llevan adelante frente al Covid-19, y conocer cómo se dio el proceso de reapertura de escuelas en el país asiático. También participó del encuentro el embajador del Japón en la Argentina, Takahiro Nakamae.

El titular de la cartera educativa argentina, especialmente interesado por los desafíos que se le planteó a Japón en el inicio del ciclo lectivo, manifestó: “Para nosotros es fundamental el intercambio de información con otros países y conocer qué están haciendo en el plano educativo frente a la pandemia, es especial en naciones tan distantes y con una realidad económica y social tan diversa a la nuestra. Para nuestro país siempre es muy importante fortalecer las relaciones con Japón y que podamos nosotros también avanzar en el fortalecimiento del vínculo en el campo educativo y en el campo de la innovación, la ciencia y la tecnología que está muy vinculado al sistema universitario argentino que depende de nuestro Ministerio”.

“Nosotros como país del hemisferio Sur estamos transitando los momentos de mayor complejidad en cuanto al impacto del Covid-19. En un país muy extenso territorialmente, llevamos casi 6 meses de suspensión de las clases presenciales en todos los niveles educativos. Hace un mes, hemos iniciado un proceso de apertura de escuelas de manera escalonada, solo en 4 de nuestras 24 provincias y hemos tenido que retroceder en 2 de ellas. En nuestro país, que como país latinoamericano también tiene profundos niveles de desigualdad, se nos presenta el desafío con un Estado presente que es la mirada que nosotros tenemos como gobierno que asumió hace 8 meses en la Argentina de garantizar la continuidad educativa y pedagógica de todos nuestros estudiantes”, agregó Trotta.

Por su parte, Koichi Hagiuda contó la experiencia en su país: “Después de que el gobierno solicitó un cierre temporal de las escuelas en marzo, y que se decretó el estado de emergencia en abril, en mayo el 90 % de las escuelas estuvieron cerradas. Pero el primero de junio reiniciaron casi en todas las escuelas las clases presenciales. Los niños se ponen siempre el barbijo y hacen las clases en grupo pequeños".

El ministro señaló “Nos dimos cuenta que la necesidad de mejorar los entornos informático y tecnológico de comunicación en las escuelas es una tarea urgente, ya que sólo un 10% de las clases se estaban realizando online. Es muy bajo comparado con los otros países”.

Para eso, contó que el Gobierno de Japón, sobre todo previendo un caso posible de segunda oleada de la pandemia, está haciendo todo lo posible para mejorar el ambiente informático y tecnológico de comunicación, repartiendo por ejemplo un aparato digital a cada uno de los niños de primaria y secundaria para que el aprendizaje no se interrumpan por un posible cierre de la escuela y que puedan seguir aprendiendo en sus casas durante la pandemia.

El Ministerio de Educación de Japón recomienda continuar el aprendizaje que iban a tener este año en el año siguiente, excepto los estudiantes del 6º grado de la primaria y 3º grado de la secundaria, quienes cursan el último año escolar en cada institución.

El funcionario japonés agregó: El aprendizaje online no puede completar todo el aprendizaje en las aulas. Es importante para los chicos encontrarse con los amigos y profesores en las escuelas y participar en los eventos escolares en forma presencial, y así se aprende mucho a través de actividades colectivas”.

Finalmente, el ministro Trotta invitó a su par japonés, a través de los embajadores de ambas naciones, a profundizar el intercambio educativo entre Argentina y Japón y establecer un vínculo de confianza para profundizar los lazos en el campo educativo, no solo durante lo que dure la pandemia, sino también de cara al futuro.