Trotta: “Los indicadores nos dan mayor previsibilidad sobre qué tan cerca o lejos estamos de regresar a clases presenciales o actividades educativas no escolares"

Si la relación entre variables determina que el riesgo es bajo, podrá iniciarse el regreso progresivo a las aulas con la aplicación de protocolos; si es media, se proyectan actividades socioeducativas no escolares; y si es alto, no se podrá habilitar ningún tipo de actividad educativa.


El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, brindó esta mañana precisiones sobre los indicadores epidemiológicos aprobados ayer en el marco del Consejo Federal de Educación. La vuelta a clases presenciales progresiva solo será posible en los distritos que registren bajo riesgo y deberán cumplirse 9 puntos, elaborados por los especialistas de salud, y las condiciones institucionales y sanitarias previstas en el protocolo marco aprobado el 2 de julio.

En declaraciones a la prensa, manifestó: “Ayer por unanimidad votamos generar indicadores objetivos que permitan dar el paso en el momento justo, además de tener que cumplirse otros aspectos para el regreso”, y expresó: “Estamos frente a un proceso dinámico y complejo, tomamos distintas decisiones y la mayoría de ellas por unanimidad en todas las provincias a lo largo de la pandemia. Los pasos que fuimos dando fueron en base al diálogo con todas las jurisdicciones a partir de la comprensión de la pandemia en cada una de las instancias y las propias experiencias internacionales”.

El titular de la cartera educativa explicó en qué consiste el marco de análisis y evaluación de riesgo epidemiológico para el desarrollo de actividades presenciales y revinculación en escuelas en el contexto de la pandemia: “el indicador es una guía que mide la situación epidemiológica en una jurisdicción según sea leve, moderado o alto. Lo componen tres variables: la primera, mide las características de la circulación del virus, si hay casos importados o circulación comunitaria; la segunda, compara la cantidad de contagios en las últimas dos semanas con las dos semanas anteriores; la última, es la ocupación de camas en terapia intensiva”.

El documento complementa al protocolo marco aprobado en el mes de julio y permitirá orientar a las jurisdicciones en la toma de decisiones, con información objetiva, en relación al nivel de riesgo de contagio de la comunidad educativa, especialmente para áreas urbanas y periurbanas. “Este indicador deja más tranquilos a docentes, familias y a toda la comunidad, además da una mayor previsibilidad sobre qué tan cerca o lejos estamos de dar el paso de regreso a clases o actividades educativas no escolares”, afirmó Trotta.

En cuanto a los próximos pasos a seguir, el ministro de Educación mencionó que: “El regreso ahora se implementará desde cada una de las jurisdicciones, van a ser primero las áreas sanitarias las que van a definir en qué instancia del semáforo están y también del cumplimiento de los 9 puntos que se asocian a un regreso seguro a las clases presenciales como a las actividades educativas no escolares. Cada una de las jurisdicciones va a empezar a comunicar que propuesta pedagógica educativa se va a poder empezar a desarrollar según esa realidad”.