Tras reparaciones y mantenimiento, el buque patrullero ARA King realiza pruebas en el agua para regresar a servicio


El Ministerio de Defensa informa que el buque patrullero ARA King zarpó desde el muelle de alistamiento del Astillero Río Santiago para realizar una prueba de sistemas antes de regresar a servicio, luego de haber sido sometido a un proceso de reparación y mantenimiento.

El objetivo de la navegación fue poner a punto todas las reparaciones que se realizaron desde 2014 y con ese fin se realizaron diferentes maniobras destinadas a verificar la evolución del buque con el nuevo sistema de timón, monitorear los motores principales, la planta de generación eléctrica y la respuesta de ambas líneas de ejes y sistemas asociados.

También se realizaron maniobras de fondeo verificando el funcionamiento de los sistemas involucrados y se efectuaron diferentes corridas en un clima de viento intenso.

Algunas de las tareas realizadas durante la reparación y mantenimiento del buque fueron el cambio de chapas en las obras viva y muerta, cubiertas exteriores e interiores, refuerzos y mamparos internos que aseguran las condiciones óptimas de estanqueidad de la unidad.

Además, se llevó adelante el diseño e instalación de un nuevo sistema de timón, la construcción y ampliación de un nuevo Puente de Comando Integrado, en conjunto con la modernización de los diferentes espacios de habitabilidad para toda la dotación.

El personal del astillero llevó a cabo la limpieza de tanques de combustible, el arenado y pintado de locales interiores, la reparación de la caña del timón y de ambas hélices, y la verificación y alineación de ambas líneas de ejes, además de la adecuación de la toldilla para la instalación del contenedor sanitario a fin de permitir la ejecución de Campañas Sanitarias.

El patrullero King fue construido en el Astillero Río Santiago y su botadura fue en 1943.

Desde su incorporación al servicio realizó navegaciones en la Antártida, en canales fueguinos, operó con las unidades de la Flota de Mar en el sur del Mar Argentino y participó en diferentes revistas navales en cercanías de Mar del Plata.

La unidad tiene una capacidad para 130 personas y una propulsión con dos motores diesel y dos hélices.

Se prevé que para el próximo año el buque sea utilizado para las prácticas en el mar de los cadetes de la Escuela Naval Militar, para las diferentes actividades que requiere el Área Naval Fluvial y para las Campañas Sanitarias que se desarrollan en la hidrovía Paraná-Paraguay.