Trabajo y la CGT de Bahía Blanca firmaron un convenio de formación sindical para 50 delegados

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, junto al secretario general de la CGT de Bahía Blanca, Humberto Monteros, firmaron un convenio de formación sindical destinado a 50 delegados y dirigentes de gremios adheridos a la delegación regional de la CGT Bahía Blanca.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, junto al secretario general de la CGT de Bahía Blanca, Humberto Monteros, firmaron un convenio de formación sindical destinado a 50 delegados y dirigentes de gremios adheridos a la delegación regional de la CGT Bahía Blanca.

El titular de la cartera laboral sostuvo que “hoy la justicia social quiere decir formación y capacitación,

creación de puestos de trabajo, Asignación Universal por Hijo, el haber recuperado la negociación colectiva. Y aún tenemos que ponerle más contenido a esa justicia social.”

“La formación sindical es una tarea militante que tenemos que realizar en un tiempo donde las 3 banderas del peronismo volvieron a tener sentido”, concluyó Tomada.

Las organizaciones que participaron en este proyecto son: UOCRA, Sindicato de Vigilancia e Investigaciones Privadas (SSIP), Vialidad Nacional, La Bancaria, SMATA, Molineros, SUTERYH, SUTEP, Farmacia, UPCN, UECARA, SUTIAGA y STIGAS. Junto a ellos, estuvo presente el coordinador de Apoyo a la Formación Sindical del Ministerio de Trabajo, Ricardo Gringras.

Los objetivos principales de la capacitación son conocer el nacimiento, evolución, crecimiento e importancia del movimiento obrero en la Argentina; comprender la importancia histórica actual del modelo sindical argentino, la cuestión de la organización gremial, las convenciones colectivas y la participación en la distribución del ingreso; interpretar y relacionar estos contenidos en el marco del proceso de integración sudamericano y latinoamericano, su significativa importancia, sus posibilidades y dificultades.

El Programa de Apoyo a la Formación Sindical (PAFS) está orientado a apoyar el fortalecimiento de los sindicatos por medio de la formación de sus militantes, cuadros medios y dirigentes. A la vez, permite fomentar en todo el territorio nacional el debate sobre la necesidad y los alcances de la formación de cuadros político-sindicales para el fortalecimiento de la democracia, como también la creación de áreas permanentes dedicadas a esa problemática dentro de las organizaciones sindicales.