Trabajo y Defensa capacitaron en oficios a más de un centenar de soldados voluntarios

El ministro de Defensa, Agustín Rossi, junto al secretario de Empleo, Matías Barroetaveña, entregaron en el Edificio Libertador certificados a 107 egresados de la Escuela de Suboficiales del Ejército que realizaron cursos de capacitación.


El ministro de Defensa Agustín Rossi, junto al secretario de Empleo de la Nación, Matías Barroetaveña, entregaron certificados a 107 soldados egresados de la Escuela de Suboficiales del Ejército que realizaron cursos de capacitación.

Previo a la entrega de las certificaciones de competencias en gastronomía, oficinistas y conductores motoristas, entre otros, Barroetaveña explicó que “buscamos que esta capacitación aporte a las personas hoy instruidas las herramientas importantes para mejorar su currícula para el futuro. Es la mejor manera de incluir a todos.”

“Estamos logrando la certificación laboral en oficios para oficiales y suboficiales. A los soldados voluntarios estamos capacitándolos también en oficios livianos y duros. Desde gastronomía hasta el desarrollo y manejo de armamento y explosivos. Para nosotros, la certificación de competencias es la herramienta mediante la cual se pueden sumar saberes y sistematizarlos a través de distintas normas”, continuó.

Para concluir, el secretario de Empleo sostuvo que “tenemos muchos desafíos por delante, y esto es muy importante para la patria. La Argentina vuelve a encontrar en la educación, en el trabajo, y en estas Fuerzas Armadas integradas a la comunidad, la posibilidad de un desarrollo de mediano y largo plazo. Una nueva Argentina competitiva y con inclusión social como construye nuestra Presidenta Cristina Fernández de Kirchner.”

Por su parte, Agustín Rossi, expresó que “el objetivo primario del convenio es que nuestros soldados, que tienen entre 18 y 28 años, puedan obtener una capacitación en distintos oficios y la correspondiente certificación de los mismos. Esto es fundamental para su currícula, su legajo, pero también es el reconocimiento del Estado para cada uno de estos soldados voluntarios a través del Ministerio de Trabajo.”

“Estos oficios son reconocidos, gracias a la certificación, para cualquier trabajo que puedan realizar fuera de las Fuerzas Armadas, tanto en metalurgia como en química y otros aspectos de la vida laboral”, concluyó el ministro de Defensa.

Mediante los mecanismos de cooperación establecidos entre ambos organismos se proyectó un plan de capacitación de soldados voluntarios, de acuerdo a perfiles y necesidades institucionales de las Fuerzas Armadas, en función de las políticas implementadas en esta materia por el Ministerio de Defensa.

La Fuerza Aérea, la Armada y el Ejército han puesto a disposición sus instalaciones para la capacitación en oficios vinculados al sector metalúrgico, el naval y el de la construcción, centralmente. Se realizaron cursos de inglés, tornero, soldador, jardinería, electricidad Naval I y II, carpintería naval I y II, herrería naval I y II, tornería naval I y II, y soldadura por arco.

A su vez, se han desarrollado acciones en tres ámbitos distintos vinculados a la Certificación Sectorial con el Ministerio de Defensa, los cuales son: protocolos históricos de formación profesional en instalaciones del Ministerio de Defensa; Dirección General de Institutos Universitarios de las FFAA; normalización, evaluación y certificación de competencias laborales de soldados voluntarios; y acciones con el Área de Recursos Humanos de la Dirección General de Fabricaciones Militares.