Trabajo junto con el municipio de Cipolletti en el cuidado de la salud pública

Esta mañana el Organismo detectó 400 kilogramos de pescado por diversas irregularidades y la comuna rionegrina dispuso su destrucción.


General Roca (Río Negro) – Anoche una patrulla de la Barrera Zoofitosanitaria Patagónica del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) detectó, durante un control en ruta en la localidad de Cervantes, que un transporte que llevaba pescado desde Mar del Plata hacia Cipolletti no contaba con toda la documentación requerida para amparar la mercadería.

Teniendo en cuenta la ciudad de destino, y en el marco del trabajo que se desarrolla de manera articulada con el personal del Departamento de Abasto e Introducción del Municipio de Cipolletti, se intervino la carga para ponerla a disposición de las autoridades locales.

Esta mañana, luego de una revisión exhaustiva, las inspectoras municipales determinaron el decomiso de 286,9 kilogramos de filet de merluza refrigerado y de 33,6 kilogramos de productos rebosados que no contaban con la documentación sanitaria de respaldo; además de 79,2 kilogramos de filet de merluza congelados que carecían de los rótulos que permiten conocer el origen de la mercadería.

En virtud del riesgo que representaban para la salud de los posibles consumidores, las autoridades dispusieron la destrucción de estos productos.

Con este tipo de acciones, el Senasa y las áreas de Bromatología municipales verifican que los productos que se transportan y comercializan sean aptos para el fin destinado y cumplan con las normas vigentes, así se resguarda la salud de la población.

Carne con hueso

Por otra parte, esta madrugada, en el Puesto de Puente Dique Catriel, agentes del Senasa decomisaron y destruyeron 150 kilogramos de carne bovina con hueso que era llevada desde la Pampa hacia Río Negro en la caja de una camioneta; esto transgrede la prohibición de ingreso que tiene ese tipo de productos y falta a todas la normas de salubridad e higiene necesarias para garantizar la inocuidad de los alimentos.