Tomada encabezó acto de reconocimiento de la Confederación de Sindicatos Industriales (CSIRA)

La actividad se realizó en la sede porteña de SMATA. Acompañó al ministro su par de Industria, Débora Giorgi, y participaron el secretario general de la CGT y adjunto de CSIRA, Antonio Caló; el secretario general de SMATA, Ricardo Pignanelli; y el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, entre otros.


El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, encabezó el acto de reconocimiento de la Confederación de Sindicatos Industriales de la República Argentina (CSIRA) en la sede porteña de SMATA.

Tomada, que estuvo acompañado por su par en Industria Débora Giorgi, definió a CSIRA como “la Confederación que representa a los trabajadores de la Patria” y destacó a la nueva Confederación como “el resultado de una larga lucha, una larga historia que no hubiera sido posible en cualquier momento. No es casual que hoy en la Argentina todos los gremios industriales hayan decidido dejar sus individualidades. Responde a un imperativo del ahora en Argentina y en el mundo, y para mí es un orgullo participar de este inmenso desafío”.

El titular de la cartera laboral sostuvo que el reconocimiento de CSIRA “no es sólo una cuestión de papeles. Es una voluntad de trabajo, una decisión política de inmensa importancia”.

A su vez, mencionó a la formación y capacitación “como el nuevo nombre de la justicia social” y convocó a “militar y trabajar contra el trabajo no registrado”. “Son los delegados, son los trabajadores los que nos van a ayudar a combatirlo. En la Argentina hay 70.000 delegados sindicales, tenemos 400 inspectores. Queremos 70.400 inspectores de trabajo”, resaltó.

El funcionario también se refirió a los conflictos de encuadramiento gremial. “Era histórico el conflicto entre UOM y SMATA pero quiero decirles que en los últimos años esa tensión se dio en el marco de la ley y los procedimientos establecidos. Y eso se dio porque ambos privilegiaron los puestos de trabajo”, y afirmó que “no podemos paralizar los lugares de trabajo por un conflicto de encuadramiento. Nunca nuestro principal enemigo puede ser otro sindicato, y este tipo de conflictividad no puede poner en riesgo todo lo que logramos avanzar”.

Sobre el cierre, el funcionario expresó que “el movimiento obrero es un aliado estratégico contra un mundo que muestra dificultades en avanzar y generar empleo. Hoy la Argentina paso de ser el mejor alumno del Fondo Monetario Internacional a ser un ejemplo para la Organización Internacional del Trabajo”.

Estuvieron presentes en el acto el secretario General de la CGT y secretario general adjunto de CSIRA, Antonio Caló; el secretario General de SMATA, Ricardo Pignanelli; y el titular de la UOCRA, Gerardo Martínez, entre otros.