Tomada, Capitanich, Kicillof y De Vido inauguraron el Primer Consejo Nacional de Formación Continua

Participaron de la actividad el titular de la CGT, Antonio Caló, y el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja. Se destacó el consenso entre el Estado, empresarios y trabajadores en la implementación de esta política pública.


En el encuentro que tuvo la participación del titular de la CGT, Antonio Caló, y el vicepresidente de la Unión Industrial Argentina, Daniel Funes de Rioja, se destacó el consenso entre el Estado, empresarios y trabajadores en la implementación de esta política pública. “El objetivo es hacer visible que el nuevo nombre de la justicia social, el nuevo nombre de la búsqueda de la competitividad es la formación profesional. Es la forma en donde con empresarios y trabajadores podemos encontrar un punto de encuentro y avanzar en más inclusión y en más crecimiento”, definió el ministro Carlos Tomada.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada junto al Jefe de Gabinete de Ministros, Jorge Capitanich, y los titulares de las carteras de Economía, Axel Kicillof y de Planificación, Julio De Vido, inauguraron el “Primer Consejo Nacional de Formación Continua: diálogo social y empleo”, en una jornada que contó con la presencia de representantes de los trabajadores y de las cámaras empresarias entre los que estuvieron el secretario General de la CGT, Antonio Caló; el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes de Rioja; Osvaldo Cornide, presidente de CAME; Marcelo Fernández, titular de CGERA; Gustavo Weiss, presidente de la Cámara de la Construcción; Gerardo Martínez, titular de la UOCRA; y Andrés Rodríguez, secretario General de UPCN.

“Este es un Consejo fundacional que da muestra de cuál es el compromiso que este Gobierno tiene con la centralidad del empleo, y la centralidad del empleo de calidad a partir de la mejora en la distribución del ingreso y del conocimiento”, inició su intervención Tomada, e indicó que “el objetivo es hacer visible, hacer realidad, que el nuevo nombre de la justicia social, el nuevo nombre de la búsqueda de la competitividad es la formación profesional. Es la forma en donde con empresarios y trabajadores podemos encontrar un punto de encuentro y avanzar en más inclusión y en más crecimiento, y por el cual más de 2,5 millones de argentinos y argentinas pasaron por esta política”.

Capitanich remarcó “lo que significan estas políticas en materia de inclusión”. “Nosotros creemos que a mayor educación, mayores oportunidades de empleo, y a mayores oportunidades de empleo, mejor calidad desde el punto de vista del salario. Eso implica dignidad de la persona humana y, sobre todo, mejor distribución del ingreso”.

El jefe de Gabinete también destacó la reciente promulgación de la Ley de Promoción del Empleo y Prevención del Fraude laboral. “Es una ley que propicia y favorece el empleo, tanto en la reducción de la informalidad laboral, como así también en los mecanismos de inspección y fiscalización del empleo”.

“El diálogo es una herramienta indispensable para coordinar esfuerzos mutuos que nos permitan cumplir objetivos y metas que será en beneficio para todos los argentinos”, concluyó.

Durante su intervención, Kicillof explicó que las políticas para el crecimiento “son aquellas que dan calificación a los trabajadores, y que aportan a que esas calificaciones de las fuerzas de trabajo permitan que la Argentina sea competitiva. Para eso se necesita un Estado presente a partir de iniciativas como ésta”.

Por su parte, De Vido destacó “la tarea de la formación continua y la capacitación de los trabajadores en los distintos gremios, además de la pelea por el empleo registrado” y explicó que “sin diálogo social no hubiese sido posible ninguna política de formación”.

El titular de Planificación presentó los avances de los principales indicadores productivos de los últimos once años y subrayó que “estos resultados son históricos y federales”.

También estuvieron presentes el coordinador de la Oficina de la OIT en Argentina Fabio Bertranou, el secretario de EmpleoMatías Barroetaveña; la Directora de Fortalecimiento Institucional, Mónica Sladogna; y la Directora Nacional de Orientación y Formación Profesional, Susana Barasatián. Teniendo en cuenta que las probabilidades de acceso a trabajos registrados se incrementan notablemente en la medida que una persona incorpora nuevas competencias a través de la educación, formación y la experiencia en empleos de calidad, a partir de 2003 se impulsó una estrategia de Formación Continua, para promover mejoras en las condiciones de empleabilidad de los trabajadores desocupados y una elevación de las calificaciones de los trabajadores ocupados.

Los resultados de esta estrategia de formación se lograron por medio del vínculo con actores del mundo del trabajo, empresas y sindicatos; a través de convenios y acuerdos para el desarrollo de acciones formativas y la articulación institucional con diversos organismos del Estado Nacional, de las jurisdicciones provinciales y del sistema científico tecnológico del país con el mismo fin.

Promover el Diálogo social de actores como puntal de la sustentabilidad de una estrategia formativa en oficios a nivel nacional tiene en los Consejos Sectoriales de Formación Continua y Certificación de Competencias Laborales un pilar para sistematizar la oferta de formación y de reconocimiento de la experiencia de trabajadores.

El PROEMPLEAR surge como una nueva herramienta para dar respuesta a los desafíos del actual contexto laboral, con el objetivo de promover el empleo registrado, facilitar la inserción laboral de los trabajadores más vulnerables, contribuir al registro de trabajadores y preservar los puestos de trabajo en empresas que atraviesan períodos de crisis.

Desde septiembre de 2014, los Consejos Sectoriales operan como espacios para institucionalizar el diálogo social, al gestar un lugar para la promoción y la implementación del plan PROEMPLEAR.

Hasta el momento se han creado 23 Consejos Sectoriales representativos de ·

Explotación primaria: Forestal, Frutihorticultura, Apícola. ·

Servicios: Software, Hotelería-Turismo-Gastronomía, Comercio, Distribución de Agua Potable y Saneamiento, Distribución de Energía Eléctrica, Industrias Culturales, entre otros. ·

Producción industrial: Automotriz, Metalmecánica, Industria Alimenticia, Indumentaria y Textil, Naval, Cuero-Calzado-Marroquinería, Industria Frigorífica, Construcción, entre otros.