Terminó la primera etapa del proyecto Parques de Producción Social

Finalizó el estudio sobre experiencias en empresas sociales y se definieron cuatro posibles localidades que reúnen características que alientan a instalar los parques de producción social en esas regiones.


Impulsado por la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación (SPyPCTeI), en diciembre de 2020, el ministro Roberto Salvarezza y la Asociación Civil Construcción Colectiva para el Desarrollo Comunitario (ACCC), representada por su presidente Enrique Martínez, firmaron un convenio para la realización de un estudio sobre las experiencias existentes en materia de empresas sociales a fin de elaborar una planificación orientada a la implementación de Parques de Producción Social (PPS).

Cumpliendo con la planificación realizada, el estudio se desarrolló entre diciembre de 2020 y junio de 2021 y tuvo como objetivo central la atención de necesidades comunitarias sociales y ambientales, que no son atendidas adecuadamente por un sistema productivo que se basa exclusivamente en el concepto de negocio.

La SPyPCTeI a cargo de Diego Hurtado y la ACCC con el equipo del Instituto de Producción Popular (IPP) liderado por Martínez, buscan que colectivos a los que se les dificulta acceder a un trabajo digno puedan organizarse en empresas sociales, cuyo propósito central es atender la demanda comunitaria con eficacia, apoyadas desde el complejo científico-técnico estatal para acompañar la organización de los procesos que les den sustentabilidad.

El proyecto busca que las personas con discapacidades, los jóvenes que buscan su primer trabajo, los liberados del sistema penal, las mujeres excluidas por cuestiones de género y otros colectivos con dificultades para ingresar a un mercado laboral pensado desde el lucro, tengan en esos parques espacios de trabajo que les brinden oportunidades de crecimiento y realización, que no se agoten en propuestas de emergencia basadas exclusivamente en subsidios estatales o experiencias individuales insertas en un mercado de competencia capitalista, que han demostrado ser de corto alcance.

“El objetivo de un proyecto como la creación de parques para la producción social es marcar la convergencia entre las necesidades sociales como objetivo de una empresa y la ciencia y la tecnología como basamento técnico de esa tarea, intentando vincular el conocimiento con el interés social y alejando, por un lado, la mirada de que los sectores más humildes tienen que construir su propia tecnología o que la ciencia y tecnología tiene que estar siempre al servicio de los más poderosos”, afirmó Martínez.

En la primera etapa del proyecto, se definieron cuatro posibles localidades que reúnen características que alientan a instalar los parques de producción social en esas regiones. También se reseñó el panorama actual de las experiencias y dificultades de trabajo de personas con discapacidades, búsqueda del primer empleo joven y ejemplos empresarios orientados hacia la economía circular. También se especificó la hoja de ruta del trabajo a emprender para definir con claridad las características que deberían reunir las empresas sociales atendiendo a las necesidades locales, con la participación activa de organismos estatales capacitados para la transferencia tecnológica y equipos multidisciplinarios de ciencia y técnica.

Hurtado comentó que comenzará ahora la segunda etapa donde se buscará profundizar el trabajo de evaluación de las localidades elegidas investigando las diversas posibilidades de actividades productivas de la región para establecer qué tipo de demanda social o ambiental podrían atender las empresas sociales, partiendo de una actividad dominante propuesta en la que se contará con el apoyo de una empresa tutora.

Indicó también que otro aspecto en el que se avanzará en la segunda etapa es en la conformación de unidades auspiciadas por el MINCyT para investigar, desarrollar, asistir y transferir tecnología a las empresas sociales. Se trata de un trabajo multidisciplinario poco habitual que busca la interacción de la ciencia y la técnica con el mundo de la producción para dar respuesta a los desafíos de este nuevo tipo de organización productiva social y fortalecer su desarrollo, estableciendo pautas que sirvan de base para que el proyecto pueda ser multiplicado.

“Este trabajo que encara la Secretaría de Planeamiento y Políticas en CTI pone sobre la mesa ideas desafiantes que vale la pena estudiar. Los Parques de Producción Social albergarán sectores con dificultades para integrarse en el capitalismo tradicional. Además de incluir a sectores cuyos resultados sean beneficiosos para el conjunto de la sociedad: por ejemplo, aquellos que trabajan para mejorar el ambiente o la generación de energía renovable. En uno de ellos tendrá prioridad significativa la recuperación de residuos urbanos y el reciclado de materiales recuperados de extremo a extremo: reformulando el rol del cartonero y el rol de los trabajadores populares en las industrias transformadoras de aquello que se recupera. En esta segunda etapa del trabajo que estamos avanzando también nos importa dedicarnos de manera significativa al primer trabajo juvenil. Creemos que si el 40% de los jóvenes hoy está desocupado y sin esperanzas serias de poder conseguir un empleo hay que formular esquemas que vengan, incluso, de la ciencia, la técnica y la colaboración empresarial para entender cómo los jóvenes se integran con funciones nuevas y útiles para la sociedad”, explicó Martínez.

Para esta primera etapa el equipo de la ACCC-IPP estuvo dirigido por Enrique Martínez y fue integrado por: Eduardo Blanco, Vera Raiter y Pablo Sellán. El MINCYT brindó impulso al proyecto a través de la Secretaría de Planeamiento y Políticas en Ciencia, Tecnología e Innovación, a cargo de Diego Hurtado y un equipo integrado por María Ana Gutiérrez y Patricia Esper.


Descargas

Descargar informe completo (2.14 MB)

    Descargar archivo