Taller de capacitación sobre sitios de producción libres de mosca de los frutos

Agentes del Senasa participaron de una consultoría a distancia dictada por el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).


Buenos Aires - Del 30 de agosto al 8 de septiembre agentes del Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) participaron de un taller de capacitación sobre estrategias de intervención en áreas geográficas reducidas para comprobar la ausencia de la plaga, titulado "Establecimiento de sitios y lugares de producción libres de moscas de la fruta".

El taller fue realizado en el marco del Proyecto Regional RLA5082 “Fortalecimiento de la seguridad alimentaria mediante planes eficaces de gestión de plagas que utilizan la técnica de los insectos estériles como método de control”, del Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Dictado por los expertos en el tema: Edgar Miguel Cotoc Roldán, del programa Moscamed de México, y César Augusto Noe Pino, del Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria de Honduras, se llevó a cabo en 5 encuentros a distancia.

Además del Senasa, participó personal de la Fundación Barrera Zoofitosanitaria Patagónica (Funbapa), del Instituto de Sanidad y Calidad Agropecuaria de Mendoza (Iscamen), de la Dirección de Sanidad Vegetal de San Juan y la Dirección de Control Productivo y Comercial de Jujuy que realizan tareas operativas y de supervisión en el marco del Programa Nacional de Control y Erradicación de Mosca de los Frutos (Procem) del Senasa en diferentes regiones del país.

El objetivo de la capacitación fue analizar estrategias de intervención en áreas geográficas reducidas o a nivel de grupo de establecimientos productivos, para mejorar su condición fitosanitaria frente a la plaga Mosca de los Frutos y poder dar respuesta a las demandas específicas de sectores productivos de frutas de alto valor comercial, y potenciar así cadenas productivas que generan un fuerte impacto en las economías regionales.

En ese sentido, la directora de Sanidad Vegetal del Senasa, Wilda Ramírez, explicó que es fundamental “conocer y evaluar la posibilidad de profundizar en estas líneas de trabajo y ajustarlas a los estándares internacionales para otorgarles validez al momento de negociar con terceros países.”

Agregó que “este aprendizaje de manera conjunta guiado por los consultores nos sirvió para repensar conocimientos tradicionales y analizar alternativas de manejo de la plaga basadas en nuevos modelos, como el de las áreas geográficas reducidas.”

Los encuentros también se destinaron a un intercambio técnico para debatir sobre la factibilidad de establecer sitios y lugares de producción libre para moscas de la fruta en Argentina, a través del análisis de 5 casos de estudio hipotéticos: producción de kiwis en el sudeste de Buenos Aires, de cerezas en el Oasis Norte de Mendoza, de cítricos y arándanos en el noreste argentino y de duraznos en la provincia de Jujuy, como una opción de manejo del riesgo de la plaga para su comercialización potencial en el mercado interno, en las áreas libres ya reconocidas del país.

Sobre la mosca de los frutos

La mosca de los frutos es considerada una de las plagas de mayor importancia económica para la producción frutihortícola de la Argentina, debido a los daños que produce en la fruta, a las mermas económicas asociadas y restricciones impuestas por los países importadores. Por este motivo, en el año 1994 se crea el Procem, que desarrolla sus acciones sobre las plagas Ceratitis capitata (Mosca del Mediterráneo) y Anastrepha fraterculus (Mosca Sudamericana).

En las distintas regiones que forman parte del Programa se cuenta con una red de vigilancia permanente de alta sensibilidad para la detección de éstas y otras moscas de la fruta no nativas que pudieran ingresar al País, un sistema de protección cuarentenaria de las zonas de trabajo, y un plan de acciones de control sustentado en el uso de la Técnica del Insecto Estéril (TIE) y complementado con acciones de control químico y cultural.

Los reconocimientos internacionales de la Región Patagónica y de los Oasis productivos Centro y Sur de Mendoza como Área Libre de Mosca de los Frutos, favorecen las condiciones de comercialización de sus productos vegetales frescos hacia los países con restricciones para estas plagas, sin necesidad de aplicar tratamientos de poscosecha, y con seguridad cuarentenaria para los receptores.