Presidencia de la Nación

Taiana, Filmus y Kelly Olmos rindieron homenaje al ingeniero Nívoli, pionero en desarrollar transferencia tecnológica en nuestro país

En el Centro Cultural de la Ciencia (C3), los ministros de Defensa, Jorge Taiana, de Ciencia, Tecnología e Innovación, Daniel Filmus, y la ministra de Trabajo, Raquel Kismer de Olmos, encabezaron esta mañana el acto en homenaje al ingeniero químico Marcelo Raúl Nívoli, pionero y referente en el desarrollo de áreas de transferencia de tecnología. Sus aportes fueron fundamentales para promover los vínculos entre el sistema científico y los actores del sector socio productivo, público, privado y de la sociedad civil, tanto a nivel nacional como internacional.


Taiana, al referirse a Nívoli resaltó que “tenía una fortaleza única y un interés constante por el saber. Era un hombre de ciencia que creía firmemente en el desarrollo de una ciencia nacional y de un desarrollo nacional”.

“La importancia de la innovación y el desarrollo tecnológico es un elemento central si queremos tener algún grado de independencia para lograr posibilidades de crecimiento que den justicia y libertad a nuestra población; Marcelo Nívoli es un ejemplo muy valioso en esa tarea”, afirmó Taiana, durante la ceremonia en la que participaron también el director de Fabricaciones Militares, Oscar Galante, y la presidenta del CONICET, Ana Franchi.

Y destacó: “Estuvo preso durante la dictadura pero no se quedó en la victimización, sino que apenas pisó la calle se puso a trabajar en el área que él entendía era fundamental para transformar la realidad, y eso habla de su grandeza”. “Todos lo extrañamos mucho y hoy 17 de octubre es un buen día para recordarlo”, concluyó el titular de Defensa.

Por su parte, el ministro Daniel Filmus señaló: “Si no recuperamos la memoria es muy difícil que podamos construir sobre bases sólidas. Es para pensar qué tipo de democracia tenemos que pelear que respete con profundidad los derechos humanos”. El Ministro destacó “la idea que la transferencia tecnológica y la vinculación entre la investigación básica con lo productivo está en buena medida en debate respecto de cuál es la forma de consolidar la soberanía hoy”, ejemplificó y continuó: “en aquel momento se pensaba que los procesos de sustitución de importaciones se solucionaban cerrando las fronteras, y no era así sino lo que hacía falta eran profundos procesos de investigación y desarrollo científico tecnológico que vayan al campo productivo. Nuestras crisis cíclicas surgen de los diagnósticos que Marcelo principalmente –y otros en aquel momento- planteaba que surgen por nuestra matriz productiva poco diversificada y la matriz de exportaciones sin elaborar (commodities)” y cerró “dar el debate hoy es encontrar soluciones innovadoras a problemas distintos”.

A su turno, la ministra de Trabajo, Raquel Kismer de Olmos afirmó: "Este emotivo e importante homenaje del 17 de octubre es para dar la batalla por la memoria. Debemos recuperar la historia y testimonio que han dado muchas compañeras y compañeros para la emancipación de nuestra patria. Valoro fundamentalmente algunas cosas que tienen que ver profundamente con nuestra generación. Una es el compromiso político, uno de los valores esenciales. Y el otro es la lealtad. No se puede dar una batalla por la liberación de la patria si no se tiene un sentido por la lealtad. Si eso fertiliza a las próximas generaciones quiere decir que lo que hicimos con aciertos y errores no fue en vano”.

Acompañaron la presidenta de INNOVAT, Isabel Emilia Mac Donald; la secretaria de Investigación, Política Industrial y Producción para la Defensa, Daniela Castro, el subsecretario de Investigación Científica y Política Industrial para la Defensa, Roberto Adaro; el presidente de Fabricaciones Militares, Ivan Durigon; entre otras autoridades y familiares y amigos de Nívoli.


Breve reseña biográfica

El ingeniero químico, Marcelo Raúl Nívoli, se graduó en la Facultad de Ingeniería Química de la Universidad Nacional del Litoral. Fue allí donde comenzó su militancia peronista, en la agrupación estudiantil Ateneo Santa Fe, liderada por el ingeniero químico Fredy Mario Ernst. Por su condición de militante peronista, fue perseguido y torturado por la última dictadura cívico militar, padeciendo la privación ilegítima de su libertad entre los años 1976 y 1983.

Con el retorno de la democracia, más precisamente en 1985, fue convocado por el entonces presidente del CONICET, Carlos Abeledo (1983-1989), para dirigir la Oficina de Transferencia Tecnológica (OTT), la cual fue concebida como una instancia de mediación entre el sector científico-académico y el productivo, y precedida por el Área de Transferencia de Tecnología creada en 1984 por el propio Nívoli.

En sus orígenes, y bajo su dirección, la OTT se nutrió principalmente de los antecedentes de vinculación que fueron desarrollados por investigadores e institutos del CONICET, fundamentalmente del área de ingeniería y tecnología, así como también de las experiencias internacionales difundidas en foros, y de las experiencias y modelos de vinculación establecidas en organismos públicos de investigación, tales como el INTA o la CNEA.

El ingeniero Nívoli fue, además, el primer director del Fondo Tecnológico Argentino (FONTAR) que administra recursos de distinto origen, tanto públicos como privados para financiar proyectos de investigación científica y tecnológica y de innovación, hoy en día dependiente de la Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación.

Scroll hacia arriba