Presidencia de la Nación

Taiana encabezó el acto por el 125° aniversario de la Base Naval Puerto Belgrano y presenció el ejercicio conjunto CASTOR IX

El ministro de Defensa, Jorge Taiana, acompañado por el jefe del Estado Mayor General de la Armada, almirante Julio Guardia, encabezó hoy la ceremonia por el 125° aniversario de la Base Naval Puerto Belgrano, asiento del poder naval nacional. Además, presenció el ejercicio conjunto combinado de las fuerzas especiales “Castor IX”, adiestramiento integral que responde a un plan de instrucción del Estado Mayor Conjunto.


“La decisión de instalar aquí la Base hace 125 años fue estratégica porque su ubicación tiene que ver con la defensa de la soberanía, mirando al Atlántico Sur y hacia la proyección marítima y antártica de la Argentina”, pronunció Taiana en la Base Naval Puerto Belgrano, ubicada en las proximidades de la ciudad de Punta Alta el sur de la provincia de Buenos Aires.

“La Armada -continuó- es la encargada de la defensa de nuestra soberanía fluvial y marítima, de nuestros recursos naturales, de nuestras costas, y de la integridad del territorio argentino. Hay que recordar que todavía una parte permanece ocupado en manos de una potencia extranjera”.

En sus palabras, el funcionario convocó al personal militar a “recordar las páginas de honor del pasado naval para que construyamos juntos un futuro de grandeza, de honor y de defensa de nuestra soberanía. Tenemos que continuar con el desarrollo y el fortalecimiento de nuestras Fuerzas Armadas con capacitación científico tecnológica y una vocación firme en defensa del interés nacional”.

Asimismo, el titular de Defensa reforzó: “Debemos recuperar capacidades, por eso hemos hecho una ley como el FONDEF (Fondo Nacional de la Defensa) para modernizar parte de las Fuerzas Armadas”, y agregó: “La Argentina tiene que fortalecer su capacidad submarina, es una capacidad propia de la Armada que más temprano que tarde tendremos que recuperar para garantizar el control de nuestras aguas”.

Durante la ceremonia también se realizó un homenaje a la tripulación del submarino ARA San Juan.

A su llegada a la Base Espora, el titular de Defensa se trasladó hacia el Puesto de Comando Conjunto en la Base de Infantería de Marina en un helicóptero Sea King. Allí recibió una detallada exposición sobre el ejercicio conjunto-combinado de fuerzas especiales “Castor IX”, efectuada por el comandante Conjunto de Fuerzas de Operaciones Especiales, coronel Jorge Fernando Durán.

Luego de la exposición, el ministro se trasladó a diferentes puntos del terreno que le permitieron presenciar las distintas instancias de este ejercicio conjunto - combinado de fuerzas especiales que involucró efectivos del Ejército, la Armada y la Fuerza Aérea, en la Base de Infantería de Marina Baterías (BNIM), que forma parte de la Base Naval de Puerto Belgrano. Entre las ejercitaciones que pudo observar se destaca la demostración de infiltración anfibia, recuperación de no combatientes; y distintas operaciones navales y anfibias.

Junto a las autoridades mencionadas también estuvieron presentes los jefes de Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, teniente general Juan Martín Paleo; del Ejército, teniente general Agustín Humberto Cejas; y de la Fuerza Aérea, brigadier general Xavier Julián Isaac; junto al jefe de Gabinete del Ministerio, Héctor Mazzei; entre otras autoridades e invitados.

“Castor IX”

Se trata de una ejercitación en el terreno organizada por el Comando de Operaciones Especiales, dependiente del Comando Operacional del Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas, que tiene como finalidad lograr un mejor entendimiento y coordinación en el accionar militar conjunto.
Es un adiestramiento integral realizado por la Agrupación Conjunta de Operaciones Especiales (ACOE), la cual está conformada por efectivos pertenecientes a la Agrupación Comandos Anfibios y a la Agrupación Buzos Tácticos –por parte de la Armada–; las Compañías de Comandos 601, 602 y 603, la Compañía de Fuerzas Especiales 601 y la Compañía de Apoyo de Fuerzas de Operaciones Especiales –del Ejército–; y el Grupo de Operaciones Especiales –de Fuerza Aérea–.
Este adiestramiento busca integrar tres dimensiones: la primera es la verificación de planes y doctrinas del instrumento militar, la segunda es la comprobación de la interoperabilidad y complementariedad de los elementos militares; y la tercera es la transmisión de conocimiento mutuo sobre los distintos componentes, procurando siempre estrechar lazos de confianza.

Historia de la Base Naval Puerto Belgrano

Fue fundada el 30 de noviembre de 1896, cuando se decretó la construcción del primer Puerto Militar del país.

Por entonces, el teniente de Navío Félix Dufourq fue quien, contra muchas de las tesis que proponían un Puerto Militar en cercanías del río de la Plata, había presentado un estudio que promovía su construcción en un puerto natural de aguas profundas alejado de la capital, por sus mayores ventajas geográficas y estratégicas. De esta forma, propuso como sitio ideal las inmediaciones de “los bajos del Belgrano”, un fondeadero en la bahía Blanca que ya era conocido por los marinos y que los acorazados argentinos empleaban para mantener presencia al sur de la provincia de Buenos Aires.

El profuso estudio de Dufourq había sido presentado en un concurso del Centro Naval y llegó a manos del entonces presidente de la Nación, José Evaristo Uriburu, quien lo remitió al Congreso. El cuerpo legislativo lo aprobó ese 30 de noviembre y autorizó al gobierno su construcción.

La faraónica obra del Puerto Militar fue asignada al ingeniero civil genovés Luis Luiggi, con experiencia en trabajos portuarios y en la publicación de documentos sobre defensa y construcciones navales. Luiggi recorrió la costa bonaerense y más al sur también, pero concluyó que el sitio propuesto por Dufourq era el más adecuado para la futura base naval.

Durante 1897, comenzaron los primeros trabajos casi en simultáneo en tres sectores: Punta Alta, donde se construían los muelles, el dique de carena y los arsenales; Punta Sin Nombre, sitio de emplazamiento de las baterías; y Arroyo Pareja, asiento principal de los materiales. Más materiales llegaban en tren hasta Grünbein (una localidad de Bahía Blanca) y de ahí en carretas tiradas por bueyes a Puerto Belgrano.

La primera etapa de la obra concluyó el 8 de marzo de 1902, con la inauguración del dique de carena por parte del presidente de la Nación Julio Argentino Roca, a bordo del acorazado “Garibaldi”. Las obras que restaban fueron construidas a lo largo del siglo XX conforme evolucionaban las necesidades operativas de la Armada.

La Base Naval fue concebida como un lugar de interacción cívico militar y su trazado urbanístico nunca dejó de desarrollarse. Lo que hoy es Zona Común comprende diferentes edificaciones realzadas por su entorno forestado. Distintos barrios fueron construidos en las décadas del 30, 40 y 50. En Plaza Juncal se destacan el Registro Civil y el Hotel de Oficiales (inaugurado en 1937) a los que se suman la iglesia Stella Maris, el Hospital Naval y los establecimientos de formación.

Puerto Belgrano continúa transformando y potenciando sus instalaciones en consonancia con las necesidades cambiantes de la Armada. Su Arsenal posee capacidad operativa, sobre todo sus diques, que son los mayores del país y se cuentan entre los más grandes del continente.

Scroll hacia arriba