Susana Mirassou participó de “Mujeres argentinas en el gobierno”

La titular del INTA asistió al encuentro organizado por la Sindicatura General de la Nación. Acompañada por un grupo de mujeres que ocupan lugares de decisión en la Administración Pública Nacional, en conjunto reflexionaron sobre la inclusión de la perspectiva de género a las políticas públicas. El cierre estuvo a cargo del presidente Alberto Fernández.


En el marco de las acciones de gobierno que se llevan adelante para fomentar, sistematizar y generar políticas públicas que permitan alcanzar la equidad de género en la Argentina, la Sindicatura General de la Nación llevó a cabo el encuentro “Mujeres argentinas en el gobierno” en la sede porteña del organismo con el objetivo reflexionar sobre la situación actual de las mujeres en el servicio público.

Susana Mirassou, titular del INTA, asistió a la jornada que se consolidó como un espacio de conversación junto con un grupo de mujeres que ocupan lugares de decisión en la Administración Pública Nacional. Alberto Fernández, Presidente de la Nación, estuvo a cargo del cierre del encuentro.

En su discurso, Fernández llamó a terminar con la discriminación y la desigualdad, y se comprometió a avanzar con políticas de Estado. “El esfuerzo que nos hemos puesto todos es el de terminar de una vez y para siempre con las lógicas de la discriminación y de la desigualdad que aún hoy padecen muchas mujeres; no sólo son desigualdades en el trabajo, sino que muchas veces se convierten en violencia de género”, sostuvo.

De acuerdo con el Presidente, “en el siglo XXI, es imperdonable vivir en una sociedad que soporte y tolere esas cosas: imperdonable para las mujeres y para quienes son discriminados, y vergonzoso para los hombres porque nosotros, los varones, no podemos mirar impávidos que esas cosas ocurran”.

Además, Fernández celebró la realización del encuentro como una oportunidad de reflexión de las desigualdades: “Toda vez que propendemos a generar las condiciones para mejorar la igualdad y respetar al otro tal cual es, somos una mejor sociedad”.

Del espacio de reflexión, participaron María Eugenia Bielsa, ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat; Sabina Frederic, ministra de Seguridad; Elizabeth Gómez Alcorta, ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad; Marcela Losardo, ministra de Justicia y Derechos Humanos; Cristina Caamaño, interventora de la Agencia Federal de Inteligencia.

También se destacó la presencia de Victoria Donda Pérez, interventora del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo; Virginia García, titular de la Dirección General Impositiva. En tanto, el desarrollo del panel fue moderado por Irma Miranda, Síndica General Adjunta de la Nación.

La voz del INTA

Durante sus intervenciones, Mirassou señaló: “Desde el INTA, queremos sumarnos a revalorizar el rol de las mujeres y de las diversidades en el mundo del trabajo remunerado y no remunerado, en el que se consideran todas aquellas tareas realizadas en el hogar y la familia, y rechazamos todas las formas de violencia, problema estructural que afecta a los Derechos Humanos”.

Mirassou afirmó su compromiso para fortalecer acciones que ya se han puesto en marcha en el INTA e implementar “una política institucional activa que contribuya a la igualdad de oportunidades, sobre la base de los lineamientos del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad”. “El trabajo con perspectiva de género puertas adentro de la institución es reciente, destacando que hay equipos que vienen abordando el tema y aún queda un gran camino por delante para desandar las inequidades y prácticas discriminatorias”, reconoció.

En esta línea, señaló que se trabaja en el diseño de una “política institucional integral de género, reconociendo experiencias de trabajo con las Mujeres Rurales a lo largo de la historia del INTA y construyendo nuevos criterios de buenas prácticas laborales tendientes a erradicar la discriminación, conciliar la vida familiar y laboral, visualizar y erradicar el sexismo en el ámbito laboral y asegurar la salud ocupacional”.

El INTA tiene una dotación general de 6900 empleados, 60 % hombres y 40 % mujeres, en la que se incluyen profesionales, becarios, técnicos, personal de apoyo y personal relacionados a través convenios. No obstante, “estos porcentajes varían según los grupos de edades y actividad y, en el caso de cargos directivos o con responsabilidad de gestión, disminuye significativamente la participación femenina”, argumentó Mirassou.

Acción institucional

Como parte de este objetivo, la presidenta del INTA indicó que, a partir de potenciar las acciones ya iniciadas, se avanzará en la “construcción de un protocolo integral propio de la institución para la prevención, orientación, abordaje y erradicación de la violencia de género en el ámbito laboral y demás aspectos de la perspectiva de género”.

De igual modo, remarcó la importancia de profundizar en un programa de actualización y formación continua con perspectiva de género. Hasta el momento, 2.900 agentes cumplimentaron la capacitación indicada en la Ley Micaela 27.499.

En el marco de las resoluciones 24 y 170/2019 de la Secretaría de Empleo Público, se conformó un equipo de orientación para el abordaje de situaciones de violencia de género y se habilitó una línea telefónica y de correo electrónico destinada a la recepción de consultas y/o denuncias, a través de la cual se brinda asesoramiento y asistencia.

Asimismo, Mirassou señaló la creación de la Plataforma de Género, Infancias y Adolescencias en el Sistema Agropecuario, Agroindustrial Argentino. “El INTA busca ofrecer un espacio de articulación de capacidades y coordinación de acciones con socios estratégicos que contribuya a superar los problemas en relación a las temáticas de Equidad de Género y condiciones de vida de las infancias y adolescencias”, explicó.

Por último, la presidenta del INTA destacó la participación de mujeres en proyectos del programa ProHuerta –implementado junto con el Ministerio de Desarrollo Social– y en otras iniciativas como los espacios de formación para el empleo en la ruralidad que se trabajan con el Ministerio de Trabajo Empleo y Seguridad Social y la marca institucional Somos Fibra. “Son acciones que contribuyen a empoderar a las mujeres y a buscar vías de emancipación económica para las mujeres rurales”, valoró.