Somos Fibra presenta una nueva colección para el verano

En el mes en el que se celebra el Día de la Diversidad Cultural, la marca del INTA incorpora a su catálogo accesorios realizados por las artesanas de la etnia Pilagá de Formosa con fibra de palma de carandillo. También sumarán productos elaborados por la etnia Wichí de Salta a partir del chaguar.


En el mes en el que celebra el Día de la Diversidad Cultural, Somos Fibra lanza la nueva colección para el verano que incorpora accesorios realizados por las artesanas de la etnia Pilagá de Formosa con fibra de palma de carandillo. En las próximas semanas, sumarán al catálogo productos elaborados por las artesanas Wichí de Salta a partir del chaguar.

Marcela Duhalde – responsable del área de INTA Diseño y directora creativa del proyecto– aseguró: “Estamos muy contentos de la incorporación de estos productos novedosos en el mes en el que celebra el Día de la Diversidad Cultural porque estamos convencidos que es una manera de transmitir el legado ancestral”.

Entre los productos que se suman al catálogo, se destacan las viseras y brazaletes tejidos con fibra de carandillo y las bolsas de chaguar con incorporación de semillas y madera. Para su producción, las artesanas utilizan los recursos naturales disponibles en su territorio y emplean técnicas ancestrales.

Así, mientras las mujeres Wichí de Alto La Sierra en Salta utilizan para sus textiles el chaguar o caraguatá, las artesanas Pilagá de Pozo del Tigre en Formosa realizan canastas con el carandillo que cosechan en el monte.

Entre los productos que se suman al catálogo, se destacan las viseras y brazaletes tejidos con fibra de carandillo y las bolsas de chaguar con incorporación de semillas y madera.

“La utilización de estas fibras vegetales es el inicio de un proceso de economía circular en el que, a partir de saberes ancestrales y técnicas tradicionales de transformación de las materias primas naturales en artesanías, el INTA aporta el diseño como herramienta de agregado de valor para mejorar las condiciones de venta de los productos”, detalló Duhalde.

Asimismo, la especialista explicó que todo el proceso se realiza “en el marco del comercio justo y del cuidado del ambiente, una tendencia global en los últimos tiempos, que forma parte de cada una de las tradiciones de estas antiguas comunidades”.

La marca del INTA busca potenciar los emprendimientos artesanales de la agricultura familiar, campesina e indígena mediante la incorporación de diseño como herramienta de agregado de valor y su comercialización.

Los interesados en adquirir los productos pueden acceder a la tienda online o bien acercarse a las tiendas de diseño ubicadas en el Centro Cultural Recoleta, Fundación Proa, Hilton Buenos Aires y, la recientemente incorporada, Anís, ubicada en Honduras 6027, en el barrio porteño de Palermo.