Sirgar: La solidaridad le hace frente a la pandemia

Más de 27 años de compromiso constante


En 1993 un grupo de mujeres, esposas de integrantes de la Prefectura, decidieron unirse con un único objetivo: apoyar, colaborar y estar cerca de quienes lo necesitaban. Eligieron el vocablo SIRGAR que en, terminología marinera, significa la acción de «hacer avanzar una embarcación, imposibilitada de navegar por sus propios medios, tirando desde tierra de un cabo o sirga».

Por aquel entonces tenían clara su misión: servir, ayudar, responder de inmediato con sentido de lo humano y, por sobre todo, con amor y dedicación.

Hoy, en medio de la pandemia y afrontando las dificultades que significan trasladarse y ponerse en acción, le siguen haciendo honor a los valores que las unieron un día y siguen trabajando, sin descanso, haciendo de la solidaridad una marca registrada.

Este año, como la humanidad toda, se vieron sorprendidas por un virus que transformó al mundo en un lugar distinto, en el que muchos planes quedaron truncados por la enfermedad y el encierro. Podrían haber elegido la inacción. Sin embargo, se reinventaron, generaron lazos, se conectaron, aprendieron y pudieron concretar, con el apoyo de la Dirección de Bienestar de la Fuerza, acciones que contribuyeron a mejorar la vida de quienes lo necesitaban.

Este grupo de mujeres, de distintas generaciones, repartieron mercadería a lo largo de toda nuestra jurisdicción, asistieron a personal accidentado en incendios en Mar del Pata y Villa Constitución, entregaron ropa de abrigo, colaboraron con la distribución de test rápidos para la detección del COVID -19 y en la compra de barbijos y equipamiento para afrontar la pandemia.

Con las ganas intactas celebraron y no dejaron pasar el día de la infancia con un festejo virtual, con premios y sonrisas.

Más de 27 años acompañando a nuestro personal con la misma fuerza de siempre y demostrando que la solidaridad y el trabajo en equipo son las mejores herramientas en los momentos difíciles.