SIGEN llevó adelante un encuentro virtual de sensibilización sobre la Ley Micaela

Mediante un encuentro virtual llevado adelante conjuntamente con el Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, la SIGEN - a través de su Observatorio de Políticas de Género- llevó a cabo una sensibilización sobre la Ley Micaela, reflejando el compromiso del organismo de control en favor de la lucha por la erradicación de la violencia de género y la promoción de la igualdad.


Del encuentro participaron el Síndico General de la Nación, Carlos Antonio Montero, y la Síndica General Adjunta de la Nación y Directora del Observatorio de Políticas de Género de la SIGEN, Irma Miranda. El titular de la Sindicatura hizo hincapié en la importancia de la Ley Micaela y su implementación en el Estado: “Nos sentimos completamente involucrados con este tema, no es un hecho puntual sino una forma de vida que debemos cambiar” y agregó: “La creación del Observatorio de Políticas de Género nos permite controlar el cumplimiento efectivo de la Ley Micaela”.

Por su parte, Irma Miranda remarcó la significación y la urgencia de políticas públicas generadas con perspectiva de género y destacó “la importancia de capacitarnos nosotros, de tomar conciencia, de cambiar la mirada y cultura que uno tiene para poder generar políticas públicas que tengan en cuenta las diferencias”. Además, presentó un informe elaborado por el Observatorio de Políticas de Género de la SIGEN sobre el lugar que ocupan las mujeres dentro de la Administración Pública Nacional, que incluye a las empresas del Estado, universidades y Unidades de Auditoría Interna.

“En niveles de conducción, a medida que se asciende, se observa un freno, lo que se conoce como techo de cristal. La planta de trabajadores del Estado es pareja pero a las mujeres les resulta más difícil acceder a cargos jerárquicos. Se observa que a mayor cargo de decisión la reducción total de puestos de mujeres se manifiesta en un 22 por ciento”, comentó Miranda.

Además agregó: ““En las empresas nacionales con participación estatal mayoritaria, solo 7 mujeres ocupan puestos de presidentas”, y remarcó que “el 90 por ciento de las gerencias generales son ocupadas por hombres”.

En cuanto a las universidades nacionales “de 53 universidades solo 6 mujeres están a cargo de la rectoría, lo que representa solo el 11 por ciento”.

Señaló que el 40 por ciento de los cargos de titulares de Unidades de Auditoría Interna son ocupados por mujeres.

Concluyó que “si bien la brecha de género disminuyó, la paridad se encuentra lejos de la situación óptima esperada”.

En su presentación, Diana Broggi, Subsecretaria de Formación, Investigación y Políticas Culturales para la Igualdad del Ministerio de la Mujeres, remarcó la adhesión unánime de todas las provincias a la Ley Micaela y destacó el valor de “jerarquizar la formación y las instancias de sensibilización con las máximas autoridades, de las personas que tienen equipos a cargo y que participan en la toma de decisiones”.

Al mismo tiempo dijo que “el femicidio de Micaela visibilizó la ausencia de la perspectiva de género en las leyes”. Además, diferenció el sexo del género y remarcó la importancia de una perspectiva relacionada con los derechos humanos y el valor del trato digno: “nombrar a una persona en relación a su autopercepción elegida”.

Por su parte, Carolina Varsky, Subsecretaria de Programas Especiales de Violencia por Razones de Género del Ministerio de las Mujeres se refirió al marco jurídico internacional y nacional y la prevención de las violencias contra las mujeres.

“El marco normativo requiere un trabajo coordinado y articulado, no es solo el Ministerio de las Mujeres el que lleva adelante esta normativa sino que se articula en toda la administración pública”, remarcó.

Durante el encuentro se hizo referencia a las violencias extremas por razones de género basadas en las relaciones de desigualdad estructurales.

Al mismo tiempo, se mencionaron las formas invisibles y más naturalizadas de violencia (el humor y lenguaje sexista, control, publicidad, micromachismos, etc.), sobre las agresiones naturalizadas en la vida cotidiana. Se remarcó la importancia de visibilizar las violencias para trabajar sobre ellas, así como también las distintas formas de habitar la diversidad sexual, para incorporar esta mirada en el diseño de las políticas públicas.

Por su parte, la Secretaria del Observatorio de Políticas de Género, Victoria Gallo, se refirió a la importancia de vincular las perspectivas de género con el presupuesto: “La transversalización de la perspectiva de género es importante que impacte en el presupuesto”.

Al mismo tiempo, Claudia Camera, Coordinadora de Asistencia Técnica del Observatorio, remarcó el trabajo que lleva adelante la SIGEN en cuanto a las auditorías con perspectiva de género y se refirió a cómo se incorpora la Ley Micaela en cada una de las jurisdicciones.