Ser Mujeres en la ESMA declarada de interés para la promoción y defensa de los DDHH por la Legislatura porteña

Hoy viernes 14 de junio, en el Museo Sitio de Memoria ESMA se realizó una visita guiada por la muestra temporaria Ser Mujeres en la ESMA, testimonios para volver a mirar y un conversatorio del que participaron Graciela García Romero, sobreviviente de la ESMA; Victoria Montenegro, Diputada por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires; Edurne Cárdenas y Sol Hourcade, abogadas del CELS hablaron sobre la condición de cautiverio en el centro clandestino de detención desde la perspectiva de género y la problemáticas actuales. El cierre musical estuvo a cargo de la cantante brasileña Shirlene Oliveira.


Estuvieron presentes en la actividad Valeria Barbuto, del Centro de Estudios Legales y Sociales; Julieta Bandirali, Presidenta de la Comisión de la Mujer de la Asociación de Abogados de Buenos Aires; Lucía García Itzigsohn, de la Comisión de Derechos Humanos de la Legislatura porteña; Mercedes Mignone, hermana de Mónica Mignone, desaparecida en la ESMA; Carla Ruiz, Directora del Departamento de Extensión Cultural de la Escuela Carlos Pellegrini; Cecilia Flashland, del equipo de Educación y Memoria del Ministerio de Educación de la Nación; Vincent Billerey, Consejero de Asuntos Sociales de la Embajada de Francia en Argentina; miembros del equipo de acompañamiento del Centro Ulloa; Marta Vasallo, periodista, escritora y militante feminista; Ivana Romero, periodista de página 12 y Ana Bellati, Presidenta del Centro de Estudiantes de la Escuela Carlos Pellegrini.

Alejandra Naftal, Directora Ejecutiva del Museo Sitio de Memoria ESMA, dio la bienvenida en el hall central del Museo: Gracias a una propuesta de la diputada Victoria Montenegro cuando visitó la muestra Ser Mujeres en la ESMA, que la misma haya sido declarada de interés para la promoción y defensa de los Derechos Humanos por parte de la Legislatura porteña. Fue algo que pudimos cumplir desde este lugar, donde desde el presente podemos interpelar el pasado. A partir del reclamo de visitantes que la muestra no tenía perspectiva de género, nos hicimos cargo de esa ausencia y así es como surgió esta muestra. Anabella Musseri, por el CELS, mencionó: es una oportunidad hermosa acompañar esta muestra y este recorrido específico con las especialistas del CELS y poder contar y compartir cuáles son los desafíos del juzgamiento de delitos sexuales en juicios de lesa humanidad y cómo se fue interpelando el pasado desde el presente en cuanto a la temática de género. Esta muestra da cuenta de la transformación de las instituciones en ese sentido.

Luego se realizó el recorrido por la muestra temporaria, situada en la planta baja del edificio y finalizó en el salón Dorado, donde se proyectó un video institucional sobre la muestra temporaria como introducción al conversatorio.

La diputada Victoria Montenegro, previo a hacer entrega de la declaración de interés de la Legislatura, habló sobre el replanteo de la memoria desde la perspectiva de género: siempre moviliza estar en este lugar, algo que nos pasa mucho a las hijas y a los hijos es pensar en nuestras madres transitando estos espacios. Hoy mientras recorría la muestra, te vuelve esa pregunta y te llega también la fortaleza de estas compañeras que están presentes y te llega la fuerza de estas jóvenes que vienen y que toman la posta también, por eso creo que es tan importante que podamos repensar todo el tiempo la memoria para poder construir un presente distinto y un futuro mejor. Luego, la abogada Sol Hourcade se refirió a los juicios: la violencia sexual sobre las mujeres era algo que siempre afloraba en los testimonios durante los '80, fue algo que recogió la CONADEP en sus informes, también en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuando vino a tomar testimonios en el '79. Sin embargo, si bien también se relató en el Juicio a las Juntas muy incipientemente, nunca se condenó a los represores por este tipo de delitos. Luego de la impunidad y con la reapertura de los juicios, las víctimas sobrevivientes también se pudieron reconocer como víctimas de estos tipos de delitos. Es muy importante resaltar la militancia tanto de las sobrevivientes como de académicas, de abogadas feministas que empezaron a traer luz de este tipo de delitos y sobre todo marcar que no da lo mismo decir que sufrieron torturas, a una violación. Es un acto de un Poder Judicial machista, que trata de invisibilizarlo y tratarlo como otra forma más de tormento. Edurne Cárdenas reflexionó: la muestra es muy conmovedora, la clave es mirar la historia con nuevos ojos, hacer visible lo que no estaba hasta ahora. La fuerza del movimiento feminista se plasma en esta muestra también. La fuerza de las sobrevivientes y de sus testimonios, la persistencia en tratar de visibilizarlo. Graciela García Romero recordó sobre la situación de cautiverio en la ESMA: el '76 fue un año salvaje, fue un año donde los represores no disimulaban la crueldad del exterminio. Las mujeres que estábamos ahí mantenidas con vida, puedo decir que casi todas fuimos violadas. También fui testigo cuando comienza el tema de la violación como estrategia planificada por Acosta. Vimos cómo fueron avanzando. Esto fue una estrategia bélica, no fue un gesto de motivación sexual, ni de relaciones de amor o de odio. Fue una estrategia de dominación, de destrucción y la violación no fue sobre determinadas mujeres, sino sobre una categoría de mujeres. La nuestra fue una generación que comenzó a cuestionar el poder económico, político y militar del país. La causa más potente de las violaciones fue el tipo de modelo de mujeres que éramos: una mujer que estaba politizada y que estaba armada. Quiero rescatar a esa mujer guerrillera. Cuando salimos, fui parte de esas víctimas que estuvo callada, una víctima inútil, de autocompasión, que me llevó tiempo recuperarme, yo sentía culpa como contraparte del delito del abuso. Como sociedad es fundamental que logremos la definición de lo que son los delitos sextuales. Tenemos que llegar a que Acosta y todos los demás estén presos por los delitos sexuales y ahí ganamos todos.

Luego se abrió la charla a preguntas y comentarios del público. Lucía García Itzigsohn reflexionó: el año pasado nos invitaron con mi hermana a participar de la Visita de las 5 en homenaje a mi mamá, Matilde Itzigsohn, que estuvo acá. Creo que fue una primera instancia en la que se habló de las mujeres acá y después creció muchisimo hasta llegar a esta muestra. Acá hay una gestión sensible, que escucha a los familiares, a los sobrevivientes y escuchan lo que está pasando. Saludar esta iniciativa y decir como parte de la generación del pañuelo verde que nos sentimos muy vinculadas a este tipo de estrategias para repensar la historia reciente. Alejandra Naftal, a modo de cierre, recordó: siempre decimos que este espacio es el resultado de más de 40 años de lucha. La muestra Ser Mujeres en la ESMA fue un trabajo arduo que nos conmovió mucho. Esto recién empieza, es una marea que va para adelante, y no es sólo los abusos sexuales, sino también el maltrato, la desconsideración, el por qué en la política o en los trabajos tenemos que demostrar que somos más. Esto recién empieza.