Seguridad Democrática: Frederic y Glinski reivindicaron el control externo a la PSA

En el marco del Decreto 388/21, publicado en el Boletín Oficial el pasado 16 de junio, el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, restableció la Dirección de Control Policial de la Policía de Seguridad Aeroportuaria a la órbita del Ministerio de Seguridad de la Nación.


La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, encabezó esta tarde un acto celebratorio por la firma presidencial del Decreto 388/21 (publicado en el Boletín Oficial el pasado 16 de junio), a través del cual el Presidente de la Nación, Alberto Fernández, restableció un conjunto de artículos de la Ley de Seguridad Aeroportuaria que habían sido derogados por el gobierno de Mauricio Macri.

La decisión de Alberto Fernández, promovida por Frederic repuso la Dirección de Control Policial de la PSA bajo la órbita de esta Cartera, permitiendo así que la Fuerza que conduce José Glinski, quien también alentó este giro institucional, posea control externo sobre las acciones de la Fuerza Aeroportuaria.

El DNU 388/21 es una pieza fundamental en el trabajo que lleva a cabo la gestión de Frederic para el fortalecimiento de la Seguridad Democrática que dio origen a la cartera y que guía las políticas que la ministra desarrolla desde su asunción al frente de la Cartera.

“Este es un momento de celebración. Es la culminación de un camino que, finalmente, quedó definido por la sanción del decreto que firmó nuestro Presidente Alberto Fernández. Es un giro emblemático que recupera lo que le sacó el gobierno de Macri a la PSA. El DNU 388/21 restituye controles y repara daños provocados a la PSA en materia de control externo. Esta es la única Fuerza Federal que tiene su control disciplinario en sede del Ministerio de Seguridad de la Nación. Lo tuvo hasta que la gestión pasada, como parte de sus decisiones, se lo quitó por decreto”, aseguró Frederic.

Tras ello, la ministra destacó: “conseguimos darle un giro a esta situación. Es éste un hecho crucial para recuperar el estado democrático de nuestras instituciones. Para nuestra gestión, el control externo es un objetivo que permitirá fortalecer el control de las Fuerzas de Seguridad y mejorar su disciplina y su profesionalismo. Esta restitución del control externo es recuperar los trazos que dejó Néstor Kirchner, que creó la Policía de Seguridad Aeroportuaria”.

Por su parte, el director de la PSA, José Glinski, explicó: “el control externo es una de las cuatro características distintivas del modelo policial de la PSA junto con la conducción civil, la diferenciación entre la seguridad preventiva y la compleja como tarea de naturaleza distinta y el cuadro único. De esas características, el control policial es el más reparador en relación a una historia, a una tradición y a una demanda de la sociedad en la República Argentina en relación con las Fuerzas de Seguridad. El aporte de la transparencia que implica el control externo, no solamente respeta y promueve los derechos humanos de la sociedad en su conjunto, sino también los derechos humanos de los hombres y mujeres que componen la Fuerza de Seguridad”.

Mediante la sanción del DNU, el Ministerio de Seguridad logra dar un giro significativo respecto del gobierno anterior. Tal como se expresó desde el inicio de la gestión de Frederic, existe la convicción de que las Fuerzas Federales requieren de controles públicos, oficiales y externos a las propias instituciones, evitando de esta manera que éstas se autogobiernes y que, de ese modo, potencialmente, puedan incumplir la ley. Por ello, tanto Frederic como Glinski destacaron que la medida del presidente limita las potenciales complicidades que podrían existir ante hechos de violencia institucional. Con el Decreto, además, Argentina se adecúa a los compromisos y tratados internacionales de Derechos Humanos de los que el país es signatario y cuyos fundamentos forman parte de la Constitución Nacional.

Paula Penacca, presidenta de la Comisión de Seguridad Interior de la Cámara de Diputados de la Nación, destacó: “es un orgullo estar participando de este momento histórico de reparación. Desde el bloque del Frente de Todos está el compromiso de seguir consolidando las herramientas necesarias para avanzar en este proceso, en este camino de defensa irrestricta de los derechos humanos y de generar las herramientas para enfrentar integralmente la situación de la violencia institucional”.

El subsecretario de Control y Transparencia Institucional, Esteban Rosa Alves, uno de los artífices del trabajo realizado por el Ministerio de Seguridad de la Nación, fue concluyente: “esta decisión constituye una obligación que surge del Sistema Regional de Derechos Humanos y es la piedra angular para ir reglamentando mecanismos de control disciplinario externos sobre el accionar de las Fuerzas Policiales y de Seguridad. En ese contexto, es importante comprender que la medida del gobierno anterior por la que se dejó sin efecto el control externo sobre la PSA, fue una medida regresiva, perjudicial y dañina”.

Frederic, por otra parte, reivindicó el decreto al afirmar: “También es una forma de recuperar las bases de este Ministerio de Seguridad creado por Cristina Fernández de Kirchner y conducido por Nilda Garré, la primera ministra de Seguridad. Esas bases son las que hoy impulsa el presidente Alberto Fernández con una clara convicción de cuál es el modo de fortalecer la seguridad en democracia en nuestro país”.

Estuvieron presentes en el evento, entre otras autoridades, la titular de la Unidad Gabinete de Asesores, Cecilia Rodríguez; los secretarios de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, y de Articulación Federal de la Seguridad, Gabriel Fuks; el Director de Control de Violencia Institucional, Emiliano Carbone; el director Ejecutivo del Centro de Análisis, Comando y Control de la PSA, Maximiliano Lencina; la jefa de gabinete de la Fuerza Federal, Valeria Endrek; el superintendente de Asuntos Internos de la PFA, Ricardo Douna; los directores de Asuntos internos de la Gendarmería y de la Prefectura Naval Argentina; y la subsecrertaria de Protección y Enlace Internacional de Derechos Humanos, Andrea Pochak.