Seguridad ambiental y económica: Frederic informó sobre el exitoso Operativo “Punzar”

El operativo permitió desmantelar a una organización criminal que robaba a oleoductos de YPF, refinaba en destilerías clandestinas y luego vendía el combustible.


La ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, junto con el jefe de la Policía Federal Argentina, Juan Carlos Hernández, brindó detalles sobre el desmantelamiento de una red criminal que, además de robar combustible, desde una planta clandestina arrojaba hidrocarburos al Riachuelo. La investigación llevada a cabo, entre otros por la PFA, derivó en la detención, hasta el momento, de 23 personas, realizadas tras 39 allanamientos en el Área Metropolitana de Buenos Aires, Rosario, Mar del Plata, Río Negro y Neuquén.

“Quiero agradecer muy especialmente el trabajo de la PFA en esta investigación y destacar la importancia de la colaboración que tuvimos con los directivos de YPF y su área de Seguridad y las y los funcionarios de la AFIP”, expresó Frederic en la conferencia. “Este operativo fue un trabajo cuidadoso y profesional de varias áreas la PFA, que se inició el año pasado con la investigación de un delito ambiental y terminó con el desmantelamiento de una planta clandestina y otras empresas subsidiarias dedicadas a la destilación del petróleo crudo”, agregó la ministra.

En la conferencia también estuvieron presentes, la titular de la Unidad Gabinete de Asesores, Cecilia Rodríguez, el secretario de Seguridad y Política Criminal, Eduardo Villalba, el subdirector general de Coordinación Técnico Institucional de la AFIP, Juan Capello, y el Vicepresidente de Sustentabilidad y Seguridad de YPF, Gustavo Chabbde.

Las investigaciones para dar con esta red criminal fueron iniciadas a fines de 2019, cuando efectivos del departamento Delitos Ambientales de la PFA iniciaron las pesquisas a fin de corroborar si en un domicilio del partido bonaerense de Valentín Alsina funcionaba una planta dedicada al tratamiento de hidrocarburos, la cual, se sospechaba, arrojaba los residuos generados por el proceso productivo a la cuenca Matanza-Riachuelo.

Durante la investigación, que contó con una importante colaboración de parte de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) para indagar en los delitos económicos que desarrollaba esta organización, se logró comprobar las maniobras ilícitas realizadas en y desde esa planta clandestina, a la vez que se pudo identificar a las personas denunciadas, lo que derivó en la detección de patrimonios y empresas relacionadas con los ilícitos que se llevaban a cabo desde esa planta. Allí se comprobó el delito ambiental que producían.

El jefe de la Policía Federal, Juan Carlos Hernández, describió: “Contamos con el apoyo incondicional de los ingenieros de YPF que nos dieron precisiones de las modalidades de los distintos productos, concretamente del crudo. Fue así que, luego de mucho tiempo de investigación paciente y muy discreta para no dar señales a quienes llevaban adelante este delito, pudimos llegar a feliz término”. “Fue desarticulada toda la cadena de responsabilidad de distintos niveles y roles dentro de la organización: desde el capitalista, el financista y distintos estamentos que se dedicaban a refinar este producto, quienes lo comercializaban y efectuaban las pinchaduras de los oleoductos”, finalizó el jefe policial.

Gracias a las tareas de investigación se llegó a determinar que el delito perpetrado alcanzaba a otros ilícitos concomitantes y con varios implicados más: robos, encubrimientos, usurpación de inmuebles, adulteración de combustibles, transporte ilegal de hidrocarburos, tráfico de influencias, falsificación de documentos y comercialización ilegal de combustibles, entre otros. De hecho, se identificaron ilícitos que damnificaban a Yacimientos Petrolíferos Fiscales (YPF), consistentes en la punción de un oleoducto para el robo y extracción de petróleo crudo.

En la conferencia, Juan Capello indicó: "Estoy en nombre de Mercedes Marcó Del Pont, con quien hemos trabajado en coordinación junto con el Ministerio de Seguridad. Colaboraron más de 120 funcionarios de AFIP. Fue una compleja rama delictual, con delitos alcanzados por el régimen pernal tributario”. En ese sentido, Chabbde, directivo de YPF explicó que la compañía: “posee 2800 km de ductos, que tienen sistema anti intrusión, los cuales nos daban alertas. En algunos casos pudimos prevenir algunos hurtos, y también nos dieron detalles para colaborar con la investigación. El petróleo que se sustraía no se puede vender, por eso seguimos el rastro de la refinación y comercialización del mismo, lo que nos permitió llegar a este resultado”.

Asimismo, Frederic destacó el resultado del operativo: “permitió evitar daños ambientales” y también subrayó: “la importancia en el trabajo de investigación criminal que hacen las fuerzas federales para el éxito de estas operaciones”.

En el operativo se secuestraron siete camiones, seis cisternas, 12 vehículos, bombas de succión, 15 tramos de mangueras de camión cisterna, soldadora y herramientas especiales para realizar la operación denominada “boca de pez” en los oleoductos para la extracción del crudo. También se incautaron cinco armas de fuego, 130 cartuchos de bala de varios calibres, 12 millones de pesos argentinos y gran cantidad de dólares, euros y pesos bolivianos, 17 celulares y 7 notebooks.

En la “Operación Punzar” participaron efectivos de las Superintendencias de Intervención Territorial, de Bomberos, de Aviación Federal, de Comunicaciones y de Policía Científica de la PFA además de las y los miembros de la AFIP. Interviene en la causa el Juzgado de Primera Instancia en lo Criminal y Correccional Nº 2 de Lomas de Zamora, a cargo del Dr. Juan Pablo Augé, Secretaria Nº 5 del Dr. Maximiliano Callizo y la Fiscalía Federal de Lomas de Zamora, a cargo de la Dra. Cecilia Patricia Incardona.