Se renovará el ingreso de trenes a Retiro

En una obra inédita, se modernizará toda la infraestructura que permite que los trenes ingresen y salgan de la emblemática estación Retiro del tren Mitre; se trata de vías y sistemas eléctricos y de señalamiento de más de 100 años de antigüedad; beneficiando a más de 250.000 pasajeros diarios, que hoy sufren cancelaciones y demoras de hasta 15 y 20 minutos, con más y mejores servicios y frecuencias, comodidad y seguridad.


El Ministerio de Transporte de la Nación, a través de Trenes Argentinos, modernizará el ingreso a la emblemática estación de trenes de Retiro de la línea Mitre, renovando infraestructura centenaria que no era reemplazada desde la inauguración de la estación, en 1916.

Con estas mejoras, se evitarán cancelaciones de servicios y las demoras de hasta 15 o 20 minutos que los 250.000 pasajeros del tren Mitre experimentan a diario, metros antes de llegar o después de salir de Retiro, debido al estado de la infraestructura. Hoy más del 70% de los servicios cancelados o demorados ocurren por fallas en los sistemas de señales, de energía o de cambios de vías en el ingreso a Retiro. Esto representa más de 500 trenes por mes que no salen ni entran a horario.

Además, con las obras aumentará en un 40% la cantidad de servicios diarios y se reducirá el tiempo de espera, pasando a tener un tren cada 8 minutos en el ramal Tigre (hoy la frecuencia es 1 cada 12) y uno cada 11 en el ramal Suárez (hoy es 1 cada 15); uno cada 17 en el Mitre (hoy es uno cada 25). También se instalará una innovación clave para la seguridad de los pasajeros, que es el frenado automático de trenes.

Con obras como esta seguimos avanzando en la mejora continua del sistema de trenes metropolitano para que las personas viajen cada vez mejor. En este caso, se trata de mejoras largamente postergadas y que nadie hizo en muchos años, y que hoy ponemos en marcha como parte de nuestro compromiso con un transporte público de calidad para la gente”.- Guillermo Dietrich, Ministro de Transporte de la Nación.

La zona de ingreso de trenes a Retiro es un área de 85.000 metros cuadrados previos a la llegada a la estación, en la que se colocarán 1000 toneladas de rieles nuevos, previo recambio de 13.000 durmientes de madera por otros más modernos y resistentes de hormigón. Además se renovarán 15 kilómetros de cableado subterráneo por donde se transmite la electricidad y las señales que permiten que el tren pueda avanzar, maniobrar y detenerse.

La obra demandará una inversión estimada de 3.700 millones de pesos y se realizará en 3 años. Las obras beneficiarán a los 250.000 pasajeros diarios de los ramales Tigre, José León Suárez y Mitre de la línea Mitre de trenes metropolitanos, así como a los pasajeros que viajan en trenes de larga distancia a Córdoba, Rosario y Tucumán.

La renovación del ingreso a Retiro, en detalle

• 3700 millones de pesos de inversión
• 85.000 m2 de superficie a ser renovados
• 70% de cancelaciones y demoras de hasta 15 o 20 minutos que se eliminarán;
• 250.000 pasajeros beneficiados de la línea Mitre
• Frenado automático de trenes
• 40% más de servicios diarios
• 1.000 toneladas de rieles nuevos
• 13.000 durmientes de hormigón nuevos, de fabricación nacional
• 15 kilómetros de entubado subterráneo para cables de electricidad, señalamiento y telecomunicaciones
• 31.000 toneladas de piedra balasto
• 8 nuevos paragolpes en el tope de los andenes

Cómo funcionarán los trenes durante la obra

Los trenes continuarán funcionando mientras se realice la obra, que fue planificada en etapas para afectar en la menor medida el servicio. En una primera etapa, los trenes a José León Suárez y Mitre verán modificados sus cronogramas y andenes de llegada y salida en Retiro, ya que es por estos sectores donde se inician las obras. Los trenes del ramal José L Suárez saldrán y entrarán por los andenes 3 y 4 (hoy lo hacen del 4 al 6), y los del ramal Bartolomé Mitre, por plataformas 1 y 2 (hoy lo hacen entre la 4 y la 5).

Otras mejoras en la línea Mitre y la red metropolitana de trenes

• Más pasajeros y más servicios: en los últimos 3 años, la línea que conecta 5 distritos del conurbano norte y noroeste con la Ciudad de Buenos Aires aumentó un 41% la cantidad de pasajeros en días hábiles, pasando de 890.000 pasajeros en 2015 a 1,2 millones en 2018. En 2018 también creció la cantidad de servicios diarios en un 24% (se corren 371 trenes diarios más que en 2015);
• Viaducto Mitre: en la línea Mitre además se está construyendo el viaducto que, con 3,9 kilómetros de extensión, eliminará 8 barreras entre Palermo y Núñez;
• Estación de Retiro renovada: con una inversión de más de 600 millones de pesos, la emblemática cabecera recuperó su esplendor con un hall restaurado y nuevos locales comerciales, mayor comodidad y más tecnología; además se renovaron estaciones en todos los ramales;
• Mejoras en la red metropolitana de trenes: en todas las líneas metropolitanas se están construyendo obras de envergadura, con 3 viaductos (Mitre, San Martín y Belgrano Sur); la instalación de frenado automático; el soterramiento del tren Sarmiento; la electrificación de 71 kilómetros de vías en el Roca y la próxima electrificación del tren San Martín; 126 kilómetros de vías nuevas terminados y 100 en ejecución; 70 estaciones de trenes terminadas y 40 en ejecución; nuevos pasos bajo nivel, más la reactivación de 6 talleres ferroviarios; además de:
• Más seguridad: 2100 cámaras ya instaladas en estaciones y coches; 4 nuevos centros de monitoreo, 4300 agentes de seguridad;
• Contra el acoso en el transporte público: se lanzó la línea de atención mandando un SMS al 22676-ACOSO;

Historia del ingreso de trenes a Retiro

Un 24 de agosto de 1916, el entonces Presidente de la Nación, Victorino de la Plaza vio partir el primer tren eléctrico de Sudamérica desde los nuevos andenes de Retiro. El primer viaje fue desde la estación de Retiro con destino a Tigre, dejando atrás el sistema a vapor. La obra tardó 6 años en construirse.

Se afirma que los paragolpes hidráulicos que se colocaron al final de los rieles, eran los más poderosos del mundo en ese momento, capaces de soportar el embate de un tren de 750 toneladas a una velocidad de 16 kilómetros por hora.

Se tendió un cableado subterráneo para que la energía llegue hasta el tercer riel, que es el que alimenta de energía a los trenes para que puedan funcionar. Este cambio tecnológico fue posible gracias a la construcción de una usina eléctrica en el Canal San Fernando.

Desde entonces, la infraestructura de ingreso y salida de trenes a Retiro no se renueva en forma integral, a pesar del paso del tiempo y su importancia en el funcionamiento de los trenes.