Se realizó La Visita de las Cinco del mes de Septiembre: “DDHH. Ayer, Hoy y Siempre. 40 años del CELS”

En el marco de la muestra temporaria 1979-2019 La Visita de la CIDH. El Ocultamiento de la ESMA. La verdad se hace pública, el sábado 28 de septiembre se realizó La Visita de las Cinco en conmemoración de los 40 años de la fundación del Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS).


La visita, a la que asistieron más de 300 personas, se realizó junto a Horacio Verbitzky, Presidente del CELS; María José Guembe, abogada e integrante de la Comisión Directiva del organismo; Sol Hourcade, abogada del CELS en los juicios por delitos de lesa humanidad; Gonzalo Conte, hijo de Augusto y Laura Conte, fundadores del organismo; Mercedes Mignone, hija de Chela y Emilio Mignone, también fundadores del CELS. El cronista invitado en esta oportunidad fue Diego Martínez, trabajador de prensa en Página /12 y ex miembro del programa Memoria y Lucha contra la impunidad del CELS. Los guías del Museo que estuvieron a cargo de las visitas fueron Federico Ferrón y Sebastián Robledo.

Entre los invitados e invitadas estuvieron presentes, en representación del CELS: Raúl Cardozo, Auditor; Diego Morales, Director de Litigio y defensa legal; Eduardo Basualdo, Gustavo Palmieri y Eduardo “Coco” Blaustein, integrantes de la Comisión Directiva; Guadalupe Basualdo, Coordinadora de investigación. También se acercaron los testimoniantes y sobrevivientes Alfredo “Mantecol” Ayala, Leonardo “Bichi” Martínez, Carlos Muñoz, Ángel Strasseri, Liliana Pellegrino, Laura Reboratti, Néstor Fuentes y Adriana Suzal; Manuel Goncalvez, por Abuelas de Plaza de Mayo, Vera Jarach en representación de Madres de Plaza de Mayo línea fundadora, Valeria Barbuto, ex Directora de Memoria Abierta y Emiliano Fessia, Director del Espacio para la Memoria ex CCDTyE La Perla. Además se encontraban Mercedes Soiza Reilly, ex Fiscal de la Megacausa ESMA; la abogada Elizabeth Gómez Alcorta; Pablo Pelazzo integrante del Ministerio Público Fiscal; Paula Álvarez Carreras, abogada en causas de lesa humanidad y candidata a gobernadora de la Provincia de Jujuy; Carolina Varsky, Coordinadora de la Procuraduría de crímenes contra la humanidad, Víctor Abramovich, ex Procurador Fiscal y ex Director del CELS y Julio Maier, ex presidente del Tribunal de Justicia de la Ciudad de Buenos Aires.

La apertura de la visita se realizó en la explanada del Museo y estuvo a cargo de Sebastián Schonfeld, Director de Relaciones institucionales ya que su Directora, Alejandra Naftal, no se encontraba en el país al momento de la actividad. “Este mes, se cumplen 40 años de la creación del CELS y esta actividad se enmarca en la Muestra temporaria 1979-2019 La Visita de la CIDH. Visita que se produjo entre el 6 y el 20 de septiembre de 1979, un momento de mucha movilización en el movimiento de derechos humanos. Hoy podremos recorrer entre todos esta muestra temporaria que relata la visita de la CIDH y cómo vivieron ese momento los secuestrados que estaban en la ESMA, quienes fueron llevados a una Isla en el delta mientras la Comisión estuvo en el país”.

Horacio Verbitsky se refirió a la importancia del Museo Sitio de Memoria ESMA como el lugar de encuentro para hacer la conmemoración de la fundación del CELS, y agregó: “Nos encontramos aquí para rememorar la visita de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, que fue el punto de inflexión para la dictadura, y también el acta de bautismo del CELS. Cuando los miembros actuales de la CIDH visitaron nuestro país, hace pocos días, había en ellos un reconocimiento muy grande al rol que el movimiento argentino de derechos humanos había cumplido en esta resignificación del rol de una institución”.

María José Guembe agradeció emocionada la invitación y dijo: “Hablé mil veces del CELS. El CELS es mi identidad, es mi corazón y este es el día que más difícil me resulta por estar acá y por los 40 años”, y luego de mencionar a todos y cada uno de las y los fundadores e integrantes del organismo, agregó “Yo estudié abogacía y no sabía qué iba a hacer con mi título de abogada, hasta que un día llegué al CELS y conocí a Emilio y Alicia Oliveira y eso me permitió revolucionar el concepto que yo tenía de mi profesión. Ahí descubrí que el derecho era una herramienta muy eficaz para luchar contra las injusticias, para lograr un mundo mejor”.

Mercedes Mignone, se refirió al secuestro y desaparición de su hermana Mónica y el rol de sus padres en la gestación del CELS: “Mamá y papá deben estar orgullosos con el funcionamiento y los directivos que tiene hoy el CELS”.

Gonzalo Conte también se refirió a la desaparición de su hermano, Augusto María, y dijo: “Son pocas las veces que he tenido que contar esto frente a tanta gente. La sensación de ser hijo de estos enormes y generosos padres es para mí un doble honor, y también poder estar acá, que no es ni más ni menos que el Museo de Sitio de la ESMA”, y agregó: “Pertenecer al CELS es complicado, porque el CELS nació sin fronteras. La sensación mía, de más chico, era tener vinculación con un espacio que ya nació dinámico, diverso y caótico”.

Por su parte Sol Hourcade habló sobre sus inicios en el organismo y su rol actual “Yo también estudié derecho, y cuando me enteré que había una clínica jurídica en el CELS, supe que era para mí, no me veía en otro lado trabajando. Que yo pueda estar hoy trabajando como abogada querellante en ESMA IV significó la lucha y el compromiso de tantas personas, muchas de ellas están acá, que trabajan y trabajaron en el CELS, y es justamente por eso que estamos hoy, para mostrarles a todas y todos este trabajo y este compromiso durante 40 años, de todas estas personas”.

El periodista Diego Martínez, se refirió a su paso por el CELS y dijo “El CELS es una referencia obligada, una palabra fundamental. Tuve la oportunidad de trabajar en la reconstrucción de la historia del CELS, y quisiera recuperar en este espacio a Noemí Labrune, una persona que fue una de las fundadoras y de las protagonistas principales del CELS”.

Luego de la presentación la visita continuó en el interior del Museo, donde se vio la proyección con la que comienza el recorrido y en ese mismo salón se realizó una breve introducción a los contenidos exhibidos en la muestra 1979-2019 La Visita de la CIDH en la voz del integrante del equipo de trabajo del Museo, Federico Ferrón, y de Guadalupe Basualdo, del equipo de investigación del CELS.

La visita continuó en el sótano, donde las y los invitados tomaron nuevamente la palabra. Mercedes Mignone relató: “Mi papá en algunos viajes a EEUU con Augusto Conte, le propone presentar casos de testimonios que habían recopilado en la APDH. Eran 4000 casos y junto a Augusto, Noemí y Pipo Westerkamp seleccionan 300. Mi papá los lleva a la CIDH. Cuando publican en EEUU el informe, acá no permiten que se conozca. Como en Argentina ninguna editorial tampoco quería publicarlos, se hizo todo de forma artesanal. Amigos nuestros que tenían un mimeógrafo, se ofrecieron a imprimirlo y manualmente se fue armando”.

En relación a ese acontecimiento también se refirió Gonzalo Conte: “Pasar de 4000 a 300 fue muy difícil. Una selección muy dura. El compromiso de mi viejo tenía un grado de culpa y de riesgo proporcional. Y en eso estaba ser parte. La producción específica dentro de la diputación de mi padre fue más dura, más difícil. El encuentra un montón de paredones muy difíciles de abordar y comienza con sus primeras depresiones al no encontrar respuesta a nuevos retos para seguir desafiando esta idea de no recordar lo peor, lo vivido”.

María José Guembe relató los orígenes del CELS: “Durante los primeros años de la democracia el archivo del CELS sirvió para la investigación de la CONADEP (Comisión Nacional de Desaparición Forzada de Personas). Otra tarea muy difícil fue buscar respuesta jurídica a situaciones de las más diversas. El retorno de los exiliados, la documentación de niños y niñas nacidas en otros países, personas que habían quedado con dificultades patrimoniales porque uno del matrimonio había desaparecido. A todas había que buscarle una respuesta y ninguna era fácil desde el derecho”.

“Tenemos un informe luego del punto final y la obediencia debida que son 6925 responsables, donde se hace una reconstrucción del aparato represivo, dividido por zona, subzona y áreas tal cual lo habían planificado las fuerzas armadas y los nombres que se ubicaban en esa estructura represiva”, detalló Sol Hourcade.

También en el sótano, Horacio Verbitsky dijo: “A veces los ataques a los organismos de DDHH son directos, pero en esta época son sinuosos. Los juicios han sido una fuente impresionante de conocimiento y de verdad”.

Luego del sótano los y las visitantes recorrieron el tercer piso de la muestra permanente en el Museo Sitio de Memoria ESMA y se reunieron para el cierre de la actividad en la sala Dorado. Una vez finalizada la proyección, las y los invitados dijeron unas palabras:

María José Guembe relató cómo se formaron los equipos de abogados para los juicios por los crímenes de lesa humanidad “Siempre trabajamos junto a otros organismos de DDHH y cuando se reabrieron los juicios, después del 2001, que teníamos un equipo de abogados muy pequeño, empezaron a aparecer jóvenes profesionales dispuestos a trabajar en las causas y llevar adelante los juicios”.

Sol Hourcade describió cómo se conforma el CELS y agregó: “El balance del proceso de Memoria, Verdad y Justicia es positivo, a pesar de los intentos de retroceso. El CELS no solamente se ocupa de los juicios de lesa humanidad, sino que es interdisciplinario”.

También habló Raúl Cardozo, auditor del CELS, quien contó acerca de los orígenes del CELS. “Es impotante destacar que el CELS supo hacer un recambio generacional, a diferencia de otros organismos de derechos humanos”.

El cierre estuvo a cargo de Horacio Verbitsky: “El movimiento argentino de derechos humanos ha sido clave para el fracaso de todos los proyectos de dominación y colonización del pueblo argentino que se han intentado desde la dictadura militar en adelante. Cuando se sancionaron las leyes de la impunidad, nosotros decidimos continuar una batalla política y cultural, pedir la nulidad de las leyes de punto final y obediencia debida en un momento específico de la vida política del país en el que entendimos que había posibilidad de que esto tuviera una respuesta de parte de la justicia. No operamos en el vacío. Somos parte de una sociedad de lucha, en resistencia y tratamos de aportar a objetivos colectivos y medimos en qué momento es factible cada cosa”, concluyó.

La muestra temporaria 1979-2019 La Visita de la CIDH. El Ocultamiento de la ESMA. La verdad se hace pública podrá visitarse hasta el 10 de diciembre, de martes a domingos de 10 a 17h.