Se realizó la formación de Referentes en Inclusión Financiera para trabajadores bancarios

 


El programa de formación de Referentes en Inclusión Financiera (RIF), impulsado por el Consejo de Coordinación de la Inclusión Financiera, finalizó su primera etapa, en la que se apuntó a capacitar a trabajadoras y trabajadores bancarios para que repliquen los conocimientos adquiridos en sus comunidades y ámbitos de actuación cotidianos. Los encuentros se desarrollaron durante junio y julio y contaron con la participación de más de 650 delegadas y delegados de las regiones norte, centro, sur y Buenos Aires.

En los encuentros formativos, el equipo de la Dirección Nacional de Inclusión Financiera y Financiamiento Social (DNIFyFS), presentó un diagnóstico sobre la situación que atraviesa la inclusión financiera en nuestro país en el marco de fuertes cambios tecnológicos acelerados por la pandemia; el contexto institucional que postula a la inclusión financiera como una política de Estado y el rol protagónico de quienes trabajan en entidades financieras. En este sentido, el economista del equipo de la DNIFyFS, Justo Hernández, afirmó que “no es oportuno pensar en procesos de inclusión y educación financieras sin incorporar la voz y la experiencia de quienes trabajan en bancos y entidades financieras, por este motivo consideramos que deben ser los protagonistas de estos programas”.

El diseño del programa federal de formación de RIF priorizó cinco segmentos poblacionales, que es donde se encuentran las brechas en el acceso y el uso de los productos y servicios financieros más significativos. El programa busca que los RIF puedan aplicar los conocimientos adquiridos al trabajar con grupos de jóvenes, migrantes, personas beneficiarias de programas sociales, adultas mayores y MIPYMES.

Asimismo, en la capacitación se abordaron la apertura de cuentas, el acceso y su uso; los procesos de bancarización y semibancarización; el uso de medios de pago electrónicos; el mapa nacional de la conectividad y las estadísticas que muestran las brechas de género en el acceso al sistema financiero. Sobre este último tema, la economista de la DNIFyFS, Camila Cabandié, afirmó que “las brechas se profundizan cuando evaluamos la situación de las mujeres y las personas con identidades diversas” y que por eso “incorporamos la perspectiva de género de manera transversal a todos los grupos”.

Por otro lado, se analizaron las posibilidades de los nuevos medios de pago electrónicos, el acceso al crédito y las características de los ciberdelitos vinculados con el sistema financiero. También se reflexionó sobre la perspectiva federal y la consecuente necesidad de profundizar la llegada al territorio para brindar herramientas a la población vulnerable.

La inclusión financiera contribuye a restituir derechos negados y es una forma de inclusión social en la medida que se propone poner en el centro de las preocupaciones las necesidades de las personas y grupos sociales en condiciones vulnerables con la expectativa de atenuar las brechas de desigualdad.

La Estrategia Nacional de Inclusión Financiera establece una mirada federal y territorial y de género. El desafío es formar una gran red de referentes en inclusión financiera que cuente con los conocimientos adecuados y pueda contribuir a la tarea de relevar necesidades en sus comunidades y ofrecer herramientas y conocimientos para resolverlas.