Se presentó la figura del Responsable en Inclusión y Desarrollo Laboral de las personas con discapacidad en el sector público nacional

De esta manera se busca promocionar el acceso y desarrollo de carrera en el ámbito público de personas que viven con discapacidad; la ley establece como mínimo un cupo del 4% en la nómina.


Este jueves se desarrolló la primera jornada del encuentro “Inclusión Laboral como Derecho”, organizada por la Agencia Nacional de Discapacidad (ANDIS) y la Secretaría de Gestión y Empleo Público. La jornada, que se vivió en el marco de la semana de promoción de los derechos de las personas con discapacidad, estuvo orientada a las direcciones de las áreas de recursos humanos en el Sector Público y en ella se presentó la figura del Responsable en la Inclusión y Desarrollo Laboral de las personas con discapacidad, una herramienta más en el objetivo de transformar al Estado con perspectiva de discapacidad, para enriquecer los espacios laborales y permitir el pleno ejercicio de los derechos.

La Ley 25689 establece la inclusión de una proporción no inferior al 4% de personas con discapacidad en los tres poderes del Estado Nacional, organismos descentralizados, autárquicos, entes públicos no estatales, empresas del estado y empresas privadas concesionarias de servicios públicos.

Junto a Hernán Petrelli, Director de la Oficina Nacional de Empleo Público, Álvaro Fontana, también representante de la ONEP, presentó un documento en el que detalló algunas cuestiones de trascendencia para la inclusión, al tiempo que destacó el rol del Estado en lograr ese objetivo y subrayó que la Argentina es uno de los países con más desarrollo en material legal sobre inclusión en discapacidad. “La inclusión de esta figura dentro de las direcciones de RRHH me parece un verdadero avance en la materia, no sólo para la inclusión sino para fortalecer el tránsito de carrera de las personas con discapacidad”, señaló.

Por su parte, la secretaria de Gestión y Empleo Público, Ana Castellani, presentó dos grandes objetivos:

  • La figura del/a Responsable de Inclusión, para garantizar la adecuación, asistencia y generación de un clima laboral acorde, para que las personas con distintos tipos de capacidades puedan desarrollar sus tareas de la mejor manera posible.

  • Trabajar en el armado, con los datos existentes, de una base unificada de postulantes con discapacidad que se presente como una plataforma amigable para que todas las áreas de recursos humanos puedan acceder a ese registro para hacer las contrataciones de personal con discapacidad (de la misma manera que se está haciendo el cupo travesti-trans).

Castellani enfatizó en el compromiso y en la articulación entre la SGyEP, ANDIS, el Ministerio de Trabajo y los responsables de las áreas de RRHH como socios estratégicos: “Confiamos en que, con estos avances, tendremos resultados cuantitativos y cualitativos que garanticen la inclusión, el despliegue laboral y el desarrollo de carrera para quienes se vayan incorporando al Estado Nacional con sus capacidades, con la posibilidad de seguir formándose y de generar la movilidad horizontal y vertical dentro de la Administración Pública”.

El cierre estuvo a cargo de Fernando Galarraga, Director Ejecutivo de la ANDIS, quien agradeció la convocatoria y la jornada al destacar “lo significativo, importante y esperanzador para muchas personas de poner en agenda del Estado Nacional la inclusión laboral de personas con discapacidad, a pesar de las enormes barreras que existen para llegar al mercado laboral”.

Según los datos presentados por Galarraga 8 de cada 10 personas con discapacidad no trabajan y por lo tanto no acceden a derechos y, del 4% previsto por ley, hoy poco más de 1 % del total del personal se ha cumplido. “El Estado tiene un rol clave para cumplir y el gobierno del presidente Alberto Fernández se ha propuesto garantizar ese rol, asumirlo completamente y realizar todas las transformaciones necesarias para saldar esa deuda histórica”, aseguró Galarraga.

El Director de ANDIS, primer director ciego de la agencia, llamó a considerar a las personas con discapacidad como pares, con habilidades, debilidades, derechos y obligaciones. “Muchas veces hemos trabajado para revertir la mirada de la improductividad, la barrera más fuerte”, subrayó.