Se presentó el libro “Economía Feminista” en la Biblioteca del Palacio de Hacienda

La presentación estuvo encabezada por la directora de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía Mercedes D’Alessandro.


En el marco del mes de la Mujer, se presentó hoy en la Biblioteca del Ministerio de Economía el libro “Economía Feminista”, una compilación de artículos de distintas autoras que desarrollan perspectivas y miradas sobre la economía de género.

La presentación estuvo encabezada por la directora nacional de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro, y contó también con la presencia de la directora nacional de Políticas de Cuidado del Ministerio de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Lucía Cirmi Obón.

También estuvo presente la economista Corina Rodríguez Enríquez, investigadora del Conicet en el Centro Interdisciplinario para el Estudio de la Política Pública (Ciepp), una de las autoras de libro, quien explicó que existen distintas miradas sobre lo que es la economía feminista.

“La podemos pensar como la rama de la economía que incorpora la variable de género” y, en este sentido, “logra visibilizar problemáticas de la economía que la mirada tradicional no observa”, sostuvo Rodríguez Enríquez.

En ese sentido, la economista señaló que “es central para la producción de conocimiento y la generación de políticas enfocarse en el rol sistemático de la economía del trabajo no remunerado y en el impacto de género que deberían tener las políticas públicas”.

También abordó el debate sobre el lugar de la economía feminista en la actualidad, como parte de un camino recorrido. “La publicación es parte de ese camino y la perspectiva de género es un cambio de metodología y producción del saber económico que se centra en las experiencias de las personas”, sostuvo.

Por su parte, Lucía Cirmi Obón se refirió a la economía del cuidado y la necesidad de ubicarla en el centro de debate público.

“La economía del cuidado es el conjunto de tareas que se realiza en una sociedad para sostener la vida, dentro y fuera de los hogares, es el trabajo doméstico, es el trabajo de cuidado con personas mayores, con personas con discapacidad, con niños y niñas. Son trabajos altamente feminizados y precarizados, buscamos que los cuidados se distribuyan mejor en la sociedad y que el cuidado sea reconocido como un trabajo, una necesidad y un derecho”, concluyó.