Presidencia de la Nación

Se presentó el informe “Presupuesto 2021. Primer presupuesto con Perspectiva de Género y Diversidad. La construcción de una herramienta para la igualdad”

 


La Dirección de Economía, Igualdad y Género, en el marco de la Iniciativa Spotlight de Naciones Unidas, publicó el informe “Presupuesto 2021. Primer presupuesto con Perspectiva de Género y Diversidad. La construcción de una herramienta para la igualdad”. El informe detalla las distintas instancias para la formulación, el análisis y el seguimiento presupuestario desde una perspectiva de género y diversidad.

En este sentido, la Directora de Economía, Igualdad y Género, Mercedes D’Alessandro, destacó que “tener un presupuesto con perspectiva de género permite tener una herramienta estatal de gestión feminista que no existía. En el Estado hacer política pública significa conseguir partida presupuestaria. Feminismo sin recursos es activismo y disputa por construcción de sentido, que es súper importante obviamente”.

Además, aclaró que “desde la gestión se necesita negociar partidas presupuestarias para llevar adelante políticas con perspectiva de género. Poder ver claramente dónde están los esfuerzos que hace el Estado para achicar esta desigualdad, monitorear su nivel de cumplimiento y entender qué falta”. “Es una herramienta muy fundamental para las compañeras que tienen que dar debate en sus ministerios y al interior de cada espacio de trabajo", agregó.

En nuestro país las mujeres realizan el 76% del trabajo doméstico y de cuidados no remunerado. Esta distribución asimétricas de tareas que se realizan en los hogares y recae sobre las mujeres, impacta en sus posibilidades en el mercado laboral: tienen una menor actividad económica, empleos más precarios, menores ingresos, mayor tasa de desempleo, menores jubilaciones y, finalmente, mayor representación en la pobreza que los varones. La pandemia acentúo estas desigualdades. La crisis económica se vio reforzada por la crisis de los cuidados.
Cerrar brechas de desigualdad implica establecer políticas públicas con perspectiva de género y asignar recursos a estas políticas. Para ello, es clave incorporar este diagnóstico en el proceso presupuestario, así como innovar en formas de medición y registro, construcción de indicadores, capacitación, entre otras. Este es el proceso que cobró protagonismo en 2020 y que resultó en el Presupuesto 2021, un presupuesto con perspectiva de género. En él, se puede observar que se destina el 15,2% del gasto a políticas que contribuyen a reducir las brechas de género.

Puesto de esta manera, el presupuesto es además de una herramienta de planificación estatal, también una herramienta de transformación dado que busca integrar los lineamientos para una gestión feminista de manera transversal a todas las áreas de gobierno.

En 2021, además de trabajar en el nuevo ciclo presupuestario, y en pos de fortalecer esta herramienta se puso en marcha la capacitación “Herramientas para la construcción de un Presupuesto con perspectiva de género y diversidad”, dictada en el marco del Instituto Nacional de la Administración Pública (INAP) para representantes de todos los ministerios. Actualmente se encuentran participando de la capacitación 86 representantes de todos los organismos del sector público nacional. En una próxima edición se replicará para organismos provinciales y municipales. Esta capacitación es llevada adelante por el Ministerio de Economía, el Ministerio de las Mujeres, géneros y diversidad y la Jefatura de Gabinete de Ministros.

La pandemia profundizó la desigualdades. La incorporación de la perspectiva de género en el diseño y el análisis presupuestario es un paso clave para dar respuestas a dichas desigualdades, y para reconstruir la economía argentina en clave inclusiva y de igualdad. Es también un elemento que permite pensar la recuperación económica con perspectiva de género.


Descargas

Presupuesto 2021. Primer presupuesto con Perspectiva de Género y Diversidad (1.19 MB)

    Descargar archivo
Scroll hacia arriba