Presidencia de la Nación

Se presentaron ante ejecutivos provinciales los resultados de la 5ta. Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia

Además, se realizó un balance de gestión de la Red Argentina de Información Estratégica en Ciencia, Tecnología e Innovación, a casi un año de su creación.


En un encuentro virtual junto a referentes provinciales en materia de ciencia, tecnología e innovación (CTI), la Dirección Nacional de Información Científica (DNIC) presentó los principales resultados de la 5ta. Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia. El encuentro fue organizado en el marco de la Red Argentina de Información Estratégica en CTI.

La apertura del encuentro estuvo a cargo del secretario de Planeamiento y Políticas en CTI, Diego Hurtado, quien puso en contexto la actividad: “La agenda de federalización siempre fue una prioridad dentro de nuestra gestión en el Ministerio”, expresó Hurtado y dio como ejemplos a “la presencia de las agendas provinciales en el corazón del Plan Nacional de CTI 2030” o a la Ley de Financiamiento del Sistema Nacional de CTI que establece que el 20% del incremento anual en el presupuesto nacional de ciencia y tecnología se oriente a proyectos de federalización. “La creación de la Red Argentina de Información Estratégica en CTI es otro de los aportes en ese sentido y tiene que ver con tratar de diversificar y expandir las capacidades de gestión del conocimiento científico y tecnológico en todo nuestro país”, señaló el secretario.

A continuación, el director nacional de Información Científica, Gustavo Arber, explicó que “el objeto de la reunión es dar a conocer los resultados de la Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia, que por su diseño muestral permite desagregar los datos a nivel regional y puede servir como disparador para la inclusión de estos temas en las agendas provinciales de políticas públicas.”

La Encuesta Nacional de Percepción Pública de la Ciencia está dirigida a personas de 18 años y más, de todas las regiones del país. Su objetivo general es recoger y analizar la valoración y actitudes de la población argentina sobre la investigación científica y el desarrollo tecnológico. Hasta la fecha, se realizaron cinco ediciones, en los años 2003, 2006, 2012, 2015 y 2021.

La información que recopila este estudio puede agruparse en tres grandes dimensiones: actitudes y valores hacia la ciencia y la tecnología, desarrollo institucional de la CTI, y hábitos informativos en CTI y participación cultural. Además, en la última edición se incluyeron preguntas específicas sobre temas relacionados al contexto de pandemia por COVID-19. En su presentación, Cecilia Cejas, responsable de llevar adelante el operativo desde la DNIC, hizo hincapié en los dos primeros aspectos.

Respecto a la valoración social de la ciencia y la tecnología, Cejas destacó el interés que la población declara tener en estos temas -el 64% dijo estar mucho o bastante interesado en 2021- y el prestigio que se le otorga a la profesión científica -el 80% consideró que es muy o bastante prestigiosa-, ambos patrones se mantienen constantes en todas las regiones del país. En cuanto a la opinión de la ciudadanía sobre el impacto de la ciencia y la tecnología en su vida cotidiana, “el 92% cree que van a ayudar a curar enfermedades y un 72%, que hacen que nuestras vidas sean más fáciles y cómodas”, explicó Cejas. Sin embargo, estas visiones positivas coexisten con reservas o evaluaciones de riesgos potenciales: un 60% estuvo de acuerdo con la afirmación de que “quienes pagan las investigaciones pueden influir para que científicas y científicos lleguen a resultados que les convienen” y un 47% coincidió en que “científicos y científicas no se esfuerzan demasiado en informar al público sobre su trabajo”.

En relación a las opiniones sobre el desarrollo institucional de la CTI en Argentina, Cejas reconoció que el conocimiento de las instituciones científicas sigue siendo bajo: “en 2021, solo un 33% de las personas encuestadas pudo mencionar espontáneamente alguna institución dedicada a hacer ciencia y tecnología en el país”. Dentro de este grupo de personas, el 68% de las menciones correspondieron al CONICET. Le siguieron en importancia el INTA (15%), la ANMAT (13%), el Instituto Balseiro y el INTI (12%), y el Instituto Malbrán (7%). A nivel regional, sin embargo, aparecieron en escena otros actores que dan cuenta de su influencia en el territorio. En Patagonia, por ejemplo, el Instituto Balseiro fue mencionado por el 35% de las personas encuestadas, y también fueron nombrados INVAP (24%) y la Universidad Nacional del Comahue (7%). En el Norte, aparecieron entre las principales menciones la Fundación Miguel Lillo (12%) y el CERELA (8%). Mientras que las universidades nacionales de Rosario (6%) y Cuyo (9%) aparecieron mencionadas en las regiones Pampeana y Cuyo, respectivamente.

Durante la presentación también se mencionaron aspectos vinculados a la valoración del financiamiento de las actividades científicas y tecnológicas por parte del Estado y a las condiciones existentes para realizarlas, así como al posicionamiento futuro de la CTI. “Esta encuesta es el único termómetro que tenemos, a nivel ministerial, de la opinión de la población general sobre el apoyo a la ciencia y la tecnología y nos brinda datos cualitativos, sociales y de contexto que pueden ser interesantes para que las provincias puedan seguir profundizando estos temas en términos más locales”, concluyó Cejas.

Primeros resultados de un trabajo federal y en red
El encuentro también sirvió como oportunidad para realizar un balance de las actividades organizadas en el marco de la Red Argentina de Información Estratégica en CTI con referentes y autoridades de CTI de las distintas jurisdicciones tras su primer año de existencia.

El coordinador ejecutivo de la Red, Sebastián Balsells, señaló que hasta la fecha 21 jurisdicciones están adheridas a este espacio y se realizaron once encuentros presenciales con más de 250 asistentes en casi todas las regiones del país. Además, en materia de asistencia técnica y capacitación para facilitar el uso de información estadística, se generaron dos planes de trabajo regionales y otro se encuentra en proceso de validación; se firmaron convenios de confidencialidad con seis provincias para que accedan remotamente y utilicen las bases de datos disponibles, y dos provincias (Buenos Aires y Córdoba) ya generaron informes a partir del uso de esos microdatos compartidos por la DNIC.

Por otro lado, Balsells también destacó la importancia de los vínculos que la Red ha generado entre Nación y los ejecutivos provinciales, ya que gracias a esta interacción la DNIC ha logrado robustecer sus propios operativos estadísticos: siete jurisdicciones fortalecieron el directorio de empresas que componen la Encuesta sobre I+D en el Sector Empresario (ESID), incorporando más de 130 firmas al operativo de 2022, y otras tantas realizaron acciones de sensibilización en el marco de la Encuesta Nacional de la Dinámica del Empleo y la Innovación (ENDEI), actualmente en campo, para colaborar en la tasa de respuestas positivas por parte de las empresas. “Agradecemos el trabajo y compromiso que asumieron las jurisdicciones para llevar adelante todas estas actividades a lo largo del año. Por nuestra parte, desde una perspectiva a futuro, seguiremos impulsando la federalización del sistema de CyT a través del desarrollo de capacidades locales en materia de información estadística en CTI”, expresó Balsells.

En el cierre del encuentro, el subsecretario de Estudios y Prospectiva, Eduardo Mallo, agradeció la participación de las autoridades provinciales y de la subsecretaria de Federalización de la Ciencia, Tecnología e Innovación, Luz Lardone, y destacó la importancia de seguir trabajando en la coordinación entre el Ministerio y los gobiernos provinciales “tanto para mejorar nuestra percepción de las realidades locales como para generar información que puede ser complementaria gestionando los recursos de manera eficiente”.

Scroll hacia arriba