Se incorporan nuevas medidas al Plan de emergencia COVID – 19 para el transporte automotor

La Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), en un trabajo en conjunto con Ciudad de Buenos Aires, Provincia de Buenos Aires, las cámaras del sector, actualizó el Plan de emergencia COVID – 19 para el transporte automotor. Se ratificó que habrá severas sanciones en caso de incumplimiento y se invita a su adhesión a las demás provincias y municipios.


El comité de crisis de prevención COVID-19 para el transporte automotor, creado bajo la órbita de la CNRT, incorporó nuevas pautas mínimas, de acuerdo a la evolución de la pandemia, adaptadas a las recomendaciones del Ministerio de Salud y a las ya recomendadas por Mario Meoni, Ministro de Transporte. Las mismas se establecen para los operadores de transporte automotor de pasajeros y de carga de jurisdicción nacional, y para los concesionarios de las terminales de ómnibus o ferroautomotor controladas por la Comisión.

El protocolo determina las pautas mínimas de higiene y prevención que contribuyan a evitar la propagación del virus. En este sentido, a partir de ahora las empresas deberán proveer diariamente de barbijos a los conductores y demás empleados que desarrollen tareas vinculadas a la actividad, en las distintas instalaciones fijas de las empresas y/o en las terminales de ómnibus o ferroautomotoras. Además de extremar las acciones de higiene en las unidades y cada lugar donde haya circulación de personas, se deberá implementar el teletrabajo y las tareas a distancia en todos los casos que no se correspondan con trabajos esenciales propios de la actividad.

Seguimos inculcando la prevención y articulando cada medida según lo que establece el Ministerio de Salud a diario. Estamos viendo que existe una conciencia social muy grande, que demuestra una argentina unida, y que tenemos que ser pacientes y seguir quedándonos en casa para superar esta situación. Es así que, tal como lo ha planteado nuestro ministro Mario Meoni, dada la dinámica del contexto y la incorporación progresiva de distintas actividades a la circulación es que vemos necesario actualizar este protocolo, detalló José Arteaga, Director Ejecutivo de la CNRT.

Cuando el diseño de la unidad lo permita, se deberá clausurar la puerta de ingreso que se encuentra a la derecha del conductor, habilitando la/s puertas posterior/es de la unidad, tanto para el ascenso como el descenso de los pasajeros, quedando la puerta de ingreso sólo para uso exclusivo del conductor. Así mismo, se recalca que, en todas las unidades, deberá instalarse una aislación física transparente y una señal de separación a 1.5 mts. del habitáculo del conductor que lo separe de los pasajeros.

Por otra parte, y en consonancia con las medidas aprobadas recientemente, el protocolo establece la obligatoriedad de usar barbijo o tapabocas casero para todo el personal y pasajeros, el “tapabocas” o elementos de protección que cubran nariz, boca y mentón.

Cabe recordar que, todos los servicios por automotor interurbanos y ferroviarios de larga distancia se encuentran suspendidos mientras continúe el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Sólo están en circulación aquellos servicios autorizados por la Subsecretaría de Transporte por razones de carácter sanitario y/o humanitario y/o de abastecimiento que sean necesarias para el cumplimiento de tareas esenciales. Para estos servicios también se aplica el protocolo y en los baños se deberá disponer de un rociador con una solución de agua y lavandina en las proporciones que indique el Ministerio de Salud.

Si algún pasajero presenta síntomas de fiebre y tos, deberá ser aislado en lo posible del resto de los pasajeros y mantener una distancia de seguridad de al menos 3 mts. El chofer deberá comunicarse con el número 0800-222-1002 opción 1, a los efectos de recibir las instrucciones respecto del pasajero enfermo y el resto del pasaje. Además, los choferes deberán contar con un listado de los centros de salud que se encuentran en la traza que realizan, para reportar cualquier caso sospechoso o emergencia.

Este protocolo sustituye el inicial, aprobado en marzo, e invita a su adhesión a municipios y provincias de todo el país. En caso de no cumplirse las pautas establecidas podrán aplicarse las sanciones más severas previstas en el Régimen de Penalidades vigentes.