Presidencia de la Nación

Se inauguró la muestra “Un oscuro tiempo de (in)justicia” en el Archivo Nacional de la Memoria

El acto contó con un panel de expositores especializados que reflexionaron sobre la relación de la justicia y los derechos humanos.


Esta tarde se inauguró en el Archivo Nacional de la Memoria, ubicado en el predio Ex ESMA, la muestra documental “Un oscuro tiempo de (in) justicia” que expone y analiza el rol y la responsabilidad del Poder Judicial de la Provincia de Buenos Aires durante la última dictadura cívica militar (1976-1983). Se trata de una producción del Archivo Provincial de la Memoria de la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires y está basada en documentación y expedientes del Poder Judicial bonaerense.

Esta exposición busca aportar a los debates sobre nuestro pasado reciente, así como también a la construcción de las memorias, la verdad y la justicia, pero por sobre todo, a la importancia de visibilizar las continuidades e impactos de ese pasado con nuestro tiempo actual.

La inauguración contó con un panel de apertura formado por el secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla Corti; el subsecretario de Derechos Humanos de la provincia de Buenos Aires, Matías Moreno; la periodista y politóloga especializada Luciana Bertoia; la coordinadora del área de Memoria y Archivos de Territorios clínicos de la Memoria, Stella Segado, y el ex Juez Federal Carlos Rozansky.

En la presentación, Matías Moreno agradeció la posibilidad de traer la muestra a la exESMA y subrayó el objetivo de “hacer un llamado de atención a aquellos sectores que nunca fueron interpelados” y de “que sirva para reforzar esta idea de que un pueblo con memoria es democracia para siempre”. La periodista especializada Luciana Bertoia contó sobre su trabajo y se refirió a que “ha sido muy difícil, investigar y juzgar el rol del poder judicial durante los años de terrorismo de Estado. Porque a los jueces no les gusta investigar a sus pares. Lo vemos hoy, lo vemos con respecto al pasado”.

En la misma línea, el ex juez Rosanski afirmó que el poder judicial de nuestro país es el poder real y afirmó: “que yo sepa no hubo un juez desaparecido. No es una cuestión menor. Estamos ante un sector de la ciudadanía que ejerce el poder real desde el cual se colabora y se es cómplice directamente de las peores cosas que nos pasaron en el país”. Mientras que, a su turno, la coordinadora del área de Memoria y Archivos, Stella Segado, llamó repensar los archivos judiciales y su valor como prueba y como patrimonio y agregó que “el derrotero de les familiares de las víctimas en búsqueda de la verdad de lo sucedido quedó plasmado en cada una las instituciones en las que transitaron y la intervención de los operadores judiciales surgen de dichos archivos”.

Por último, el secretario Horacio Pietragalla Corti se refirió a que el Poder Judicial siguió asistiendo a quienes fueron parte del terrorismo de Estado, aún en los años de democracia “ porque eran parte del círculo íntimo de ese poder real”, y concluyó: “creo que tanto esta muestra que visibiliza el rol de la Justicia en la historia, como la otra que tenemos al lado que es la muestra de Neoliberalismo Nunca Más, son herramientas que tratan de trabajar para ir interpelando a parte de la sociedad que viene y recorre estos lugares, como la ex ESMA, y puedan ver también ante qué escenario estuvimos, estamos y dónde podemos estar”.

Muestras de Sangre
Además, durante la jornada, se llevó a cabo una nueva entrega de muestras de sangre de familiares de personas desaparecidas para la identificación de los más de 600 restos aún sin identificar. En este caso se trató de 20 muestras recogidas en la Provincia de Buenos Aires por la Subsecretaría de Derechos Humanos en el marco de la Iniciativa Latinoamericana para la Identificación de Personas Desaparecidas y en convenio con el Ministerio de Salud de la Provincia y el Equipo Argentino de Antropología Forense, completando de este modo las 80 muestras conseguidas en el último año a partir del trabajo de articulación entre la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la Subsecretaría de Derechos Humanos de la Provincia de Buenos Aires.

Scroll hacia arriba