Se impulsa la cadena de valor de productos orgánicos

El ministro Barañao participó de una reunión en el Ministerio de Agroindustria en la que también estuvieron presentes autoridades del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica.


Con el objetivo de fortalecer las cadenas de valor de productos con valor agregado sobre base orgánica, esta tarde se realizó una reunión entre el ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Lino Barañao; el secretario de Alimentos y Bioeconomía del Ministerio de Agroindustria, Andrés Murchison; la directora nacional de Alimentos y Bebidas, Mercedes Nimo; el presidente y vicepresidente del Movimiento Argentino para la Producción Orgánica (MAPO), Ricardo Parra y Christian Martinete, respectivamente.   

“Tenemos el desafío de disminuir la pobreza y generar trabajo de calidad”, aseguró el titular de la cartera de Ciencia dando inicio a la reunión. En este sentido, se refirió al crecimiento poblacional que se espera en un futuro cercano y que habrá que alimentar: “Creemos importante crear nuevas cadenas de valor en el área alimentos que se relacionen con el concepto de lujo responsable, el comercio justo y la economía social”. “Vemos que la producción de alimentos orgánicos y premium requiere de una integración de la agricultura con las nuevas tecnologías”, para atender, por ejemplo, la generación de envases o packaging biodegradable.

Por su parte, el secretario Murchison indicó que “es muy importante lograr sinergia y trabajo en equipo. Claves para potenciar el negocio que tiene la exportación de orgánicos en la Argentina. Hay distintos mercados mundiales que están interesados en invertir y estamos estudiando cómo llegar a ellos y centrarnos en incentivar la producción orgánica”. “La producción orgánica se basa en la sustentabilidad” agregó el presidente de MAPO.

Durante el encuentro, del que también participaron Sabrina Díaz Rato de Fundación PuntoGov y demás integrantes y asesores del Ministerio de Agroindustria y de MAPO, se remarcó la intención de posicionar al país como un jugador importante en la producción orgánica a nivel mundial; se establecieron los primeros pasos a seguir para mostrar nuestro potencial en el exterior; destacaron la necesidad de atender a las economías regionales; y conversaron sobre la urgencia de atender a las dificultades en materia de gestión administrativa, comercial y productiva de los pequeños productores locales. “Tenemos que identificar las oportunidades que no están siendo cubiertas”, resaltó Barañao.