Se fortalece el trabajo con la economía social y cooperativas productoras de alimentos

El presidente Carlos Paz, firmó un convenio con sus pares del INTA y el INAES. para apoyar la producción de alimentos frescos y con valor agregado.


Buenos Aires - Buscando afianzar el asociativismo entre agricultores familiares, pequeños y medianos enfocado en la seguridad y soberanía alimentarias, el Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) firmó un convenio de trabajo con los institutos nacionales de Asociativismo y Economía Social (INAES) y de Tecnología Agropecuaria (INTA)

El presidente del Senasa, Carlos Paz, resaltó el rol determinante que tiene la economía social y solidaria, las cooperativas agropecuarias y la agricultura familiar en el abastecimiento local de alimentos, a través de sus productos, ferias de comercialización y promoción del consumo responsable y explicó que el objetivo del convenio es ayudar a fortalecer esta actividad tan necesaria para la mesa de los argentinos.

El convenio que rubricó Paz con sus pares del INAES, Mario Cafiero y del INTA, Susana Mirassou, fija una serie de actividades de cooperación técnica, científica y tecnológica para desarrollar el sector de la agricultura familiar, sobre la base del asociativismo con otras entidades de la economía social productoras de alimentos.

Las tres entidades del Estados Nacional realizarán estrategias conjuntas de investigación, extensión, desarrollo e innovación, formación, fiscalización y control sanitario orientadas a lograr calidad e inocuidad en los alimentos, mayor equidad distributiva y sustentabilidad ambiental en el funcionamiento del sistema agroalimentario argentino.

El trabajo conjunto de estas instituciones públicas permitirá avanzar en la formalización de la actividad productiva y comercial de cooperativas y organizaciones de la economía social ante los registros y habilitaciones en la órbita de Senasa, mejorando sus capacidades de abastecimiento, la calidad de sus alimentos y el alcance de su comercialización.

Se espera que este proceso se enmarque en una estrategia de tratamiento diferenciado, simplificado y adecuado las especificidades del sector de la economía social y cooperativa, a partir del trabajo de modificación y actualización de la normativa sanitaria y administrativa del Senasa.

Asimismo, la complementariedad de las bases de datos y registros de personas y asociaciones de las tres instituciones permitirá obtener una mayor certeza y amplitud en la caracterización del sector de la economía social y cooperativa.

Esta precisión permitirá una mayor eficiencia en el momento de diseñar estrategias públicas de intervención en el sector alimentario, para la vigilancia sanitaria y el control de la inocuidad, así como en la implementación de herramientas diferenciadas de desarrollo agrario.

Se espera que el presente convenio impulse una estrategia de capacitación de productores, técnicos y agentes del Estado desde una perspectiva integral del sector agroalimentario, incorporando la mirada sanitaria, los aspectos organizativos y administrativos, y la dimensión tecnológica, vinculado a los diversos rubros productivos de la economía social y cooperativa.

En este sentido, el convenio contempla la promoción y orientación de investigaciones conjuntas que permitan mejorar la inserción de asociaciones y cooperativas agropecuarias en las cadenas de valor.