Se evitó el ingreso ilegal de más de 300 kg de carne a la Patagonia

En el Puesto Puente Dique Catriel, en la provincia de Río Negro. Se trata de 31 costillares bovinos que eran llevados ocultos y sin refrigeración en un automóvil particular.


GENERAL ROCA (Río Negro) – El Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) decomisó ayer más de 300 kilogramos de carnes rojas con hueso durante una inspección realizada en el Puesto Puente Dique Catriel, en la provincia de Río Negro.

Al revisar un automóvil particular que se dirigía desde la localidad pampeana de 25 de Mayo hacia Neuquén capital, los agentes de la Barrera Sanitaria Patagónica del Senasa encontraron la mercadería en cuestión –oculta en el asiento trasero y baúl, tapada con naylon negro y un acolchado–. Por tratarse de un producto que tiene el ingreso prohibido a la región, y ser transportado sin cumplir las normas de higiene, fue decomisado de inmediato.

Además, con la colaboración de Gendarmería Nacional se detectaron en el Puesto de Pata Mora, provincia de Neuquén, otros 18 kilogramos de carne bovina con hueso que eran transportados desde la provincia de Mendoza en el baúl de un automóvil.

Los productos decomisados fueron destruidos en cumplimiento de la Resolución Nº 38/2012.

Este tipo de infracciones no solo pone en riesgo la salud de la población, sino que atenta contra un estatus sanitario que distingue a la producción ganadera patagónica, ya que el sur del territorio argentino ha sido reconocido –tras años de intenso trabajo– como área libre de fiebre aftosa sin vacunación.

Para mantener dicho estatus el ingreso de animales, productos y subproductos de origen animal que puedan vehiculizar el virus de la fiebre aftosa se encuentra restringido y/o prohibido.