Se establecieron estrategias de acción con las cámaras de la Pesca

Estas reuniones permiten fortalecer las relaciones y el consenso entre el sector público y privado en beneficio de la economía argentina y la salud ambiental.


Buenos AiresEl Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) realizó una reunión junto a los representantes de la Cámara Industrial Argentina de Pesca, desarrollada en la sede de la región patagónica, durante el 11 de noviembre pasado.

En ese marco, funcionarios de la Dirección General de Laboratorios y Control Técnico, abordaron las problemáticas que enfrenta el sector pesquero en la región, en la que evaluaron la oferta analítica, sus consecuencias en los costos y la logística del sector privado.

A partir de este diagnóstico, resolvieron estrategias de acción en beneficio del sector industrial con el objetivo de ampliar la oferta analítica y reducir los costos de logística.

En esa dirección acordaron en primer lugar, aumentar la capacidad analítica del Laboratorio Regional de Comodoro Rivadavia, donde actualmente ya está realizando los análisis de sulfito y nitrógeno básico volátil. Consensuando además, que el análisis de agua tanto físico químico como microbiológico serán los primeros a incorporar.

El segundo eje de acción planteado es que los productores tengan la posibilidad de monitorear las muestras que envían y agilizar los tiempos de los resultados.

En este sentido, el coordinador general de Control de Gestión Operativa y Normas de Laboratorio del Senasa, Leonardo Barral remarcó “que la Dirección General de Laboratorios está trabajando en la implementación de un nuevo sistema de la gestión de muestras a través de la web con firma digital que permitiría acceso a la información una vez cargados en las áreas de trabajo”.

Por último, en el tercer eje de acción, se estableció la incorporación de nuevos laboratorios privados a la Red de Laboratorios del Senasa

Todas estas acciones logran establecer un consenso entre el sector privado y el Organismo, con el fin de beneficiar la salud ambiental y la economía argentina, logrando así seguir estando a la altura de los mercados competitivos más exigentes a nivel mundial.