Se desarrolla un dispositivo para facilitar la intubación por parte del personal médico.

La maniobra de intubación traqueal presenta riesgos para el personal sanitario debido a la generación de aerosoles por parte del paciente. Por este motivo, la Agencia I+D+i financia un proyecto para facilitar la intubación de forma segura sin afectar la destreza del equipo médico


La Agencia Nacional de Promoción de la Investigación, el Desarrollo Tecnológico y la Innovación (Agencia I+D+i) brinda apoyo, a través del Fondo Argentino Sectorial (FONARSEC), a la empresa de base tecnológica Galhaar SAS para el diseño y eventual comercialización de un sistema de intubación seguro. La iniciativa se trata de un equipo de aislamiento facial flexible y transparente y un novedoso videolaringoscopio portátil. Fue uno de los proyectos seleccionados en el marco de la Convocatoria EBT COVID-19.

Los aerosoles generados por personas infectadas con SARS-CoV-2 son una de las principales vías de contagio de esta enfermedad. Pacientes que requieren asistencia respiratoria suponen un riesgo para el equipo de salud que los atiende y por lo tanto sería muy ventajoso y un aporte a la solidez del sistema sanitario minimizar los riesgos de contagio a la hora de la intubación, sin afectar la maniobrabilidad del médico o médica que la realiza. En este sentido, Galhaar SAS propuso generar un sistema de aislamiento facial flexible y transparente como una solución factible a este problema. Este desarrollo implicaría un fortalecimiento en la capacidad del sistema sanitario para darle respuesta a la pandemia. El sistema de aislamiento facial flexible ya ha sido presentado ante el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (INPI) para su patentamiento.

Además de esta protección, el proyecto presentado por Galhaar SAS fue también seleccionado por la Agencia I+D+i porque incluye el desarrollo de un videolaringoscopio. En el país se suelen utilizar laringoscopios directos y no videolaringoscopios debido al alto costo que tienen estos instrumentos importados. El diseño y producción local de esta herramienta permitiría su uso de forma más extendida, sustituir importaciones y eventualmente generar un saldo exportable. Por el grado de innovación, que basa su diseño en un estudio de la biomecánica de la laringe, se ha presentado la patente y el modelo industrial ante el INPI.

Durante todo el proceso, además del apoyo financiero y asesoría brindado por la Agencia I+D+i a través del FONARSEC, Galhaar SAS se asoció con diferentes actores públicos y privados del entramado de investigación y producción nacional. Entre ellos se destacan el Instituto Nacional de Tecnología Industrial, la Universidad Tecnológica Nacional Regional Córdoba, la Universidad Nacional de San Martín, Didimo SRL, Mirai 3D SRL, Fullprism y TEM SA. Para la producción en serie se vinculó con proveedores nacionales que equiparan su taller en la ciudad de Córdoba, con maquinaria específica para la fabricación a pedido del conjunto mango-hoja del videolaringoscopio y especialistas en materiales plásticos que fabricarán el sistema de aislamiento facial. Por otra parte, la empresa contó con el asesoramiento de la Agencia I+D+i en el trámite para habilitar una planta productiva en la provincia de Buenos Aires y se encuentra en proceso de habilitación ante la ANMAT.

Galhaar SAS es una empresa de base tecnológica fundada por Gastón Galanternik y Guillermo Siebenhaar. El caso de este emprendimiento es un ejemplo de cómo las empresas de base tecnológica impactan en el sistema productivo dinamizando la economía a través de la tracción y el desarrollo de distintos actores dentro de la cadena de valor vinculada a su oferta de productos y servicios.