Se confirma el congelamiento de más de 3 millones de euros de Báez en Bahamas


Los fondos fueron detectados y preservados por las UIF mientras el TOF 4 solicitó vía Cancillería la cooperación internacional y ésta fue avalada por el Fiscal General y finalmente por la Corte Suprema de las Bahamas.

El miércoles 17 de octubre, ante una solicitud del Fiscal General de las Bahamas, la Corte Suprema de ese país ordenó el congelamiento de dos cuentas bancarias en una institución financiera de dicha jurisdicción.

La disposición judicial prohíbe a Lázaro Báez, Martín Antonio Báez, Leandro Antonio Báez, Luciana Sabrina Báez, Melina Soledad Báez, la Fundación Kinsky, Kinsky SA y / o Eastern Shoreline Limited a operar o disponer de los fondos en esas cuentas bancarias, y todos los fondos de intereses acumulados en todas las cuentas a nombre de, o en beneficio de las personas mencionadas anteriormente, así como de todos los ingresos o intereses otorgados hasta la fecha de la orden, ya sean capitalizados, vencidos y por vencer en la institución financiera.

La orden responde a la solicitud de asistencia jurídica recíproca de la Justicia Federal de la República Argentina (Tribunal Oral en lo Criminal Federal N° 4) donde el Sr. Báez y sus familiares se encuentran en juicio por lavado de dinero proveniente de la corrupción. La solicitud fue debidamente procesada y canalizada a través del Ministerio de Relaciones Exteriores de la República Argentina.

De acuerdo con la última información financiera recopilada en la causa, las cuentas acumularon juntas más de tres millones (3.000.000) de euros.

Además de la inmediata respuesta del Fiscal General y de la Corte Suprema de las Bahamas a la solicitud de asistencia jurídica reciproca emitida por la Justicia Federal de la República Argentina, y oportunamente procesada y canalizada por el Ministerio de Relaciones Exteriores de la Nación, cabe destacar la efectividad de la cooperación internacional entre la Unidad de Inteligencia Financiera de las Bahamas y la Unidad de Información Financiera Argentina, que a través de sus intercambios ayudaron a detectar y proteger los fondos mientras se implementó debidamente la solicitud de asistencia jurídica recíproca.

El caso representa un excelente ejemplo de cooperación legal internacional entre Argentina y Bahamas y de compromiso conjunto en luchar eficazmente contra el lavado de dinero y la corrupción transnacional, en línea con las convenciones y estándares internacionales